..

La Justicia levantó la clausura a una empresa acusada de contaminar

El juez Civil y Comercial Nº 9, Marcelo Bergia, resolvió hacer lugar al amparo presentado por la metalúrgica Gabapel de esta ciudad, y ordenó levantar la clausura que pesaba contra el proceso de pintura de la firma, que varios vecinos señalaron como el factor de la contaminación con plomo que sufrieron varias personas.

Viernes 02 de Enero de 2009

Granadero Baigorria.— El juez Civil y Comercial Nº 9, Marcelo Bergia, resolvió hacer lugar al amparo presentado por la metalúrgica Gabapel de esta ciudad, y ordenó levantar la clausura que pesaba contra el proceso de pintura de la firma, que varios vecinos señalaron como el factor de la contaminación con plomo que sufrieron varias personas.

La empresa había sido clausurada por la Municipalidad en mayo del año pasado luego de que varios vecinos del barrio Santa Rita denunciaran a la firma como la responsable, primero ruidos molestos y daños en sus viviendas, y luego de la presencia de plomo en la sangre, sobre todo de menores.

Eso motivó la presentación de un amparo judicial por parte de la empresa contra la Municipalidad, y si bien la planta —que se dedica a la fabricación de bandejas y tableros de electricidad— volvió a funcionar, el proceso de pintura seguía inhabilitado hasta esta resolución. Para la justicia las conclusiones de los peritajes tanto médico como industrial constituyen "una prueba contundente de que Gabapel no es fuente de contaminación con plomo".

Con respecto al peritaje técnico el fallo sostiene que: "La empresa trabaja con diferentes pinturas, de las cuales sólo una puede contener 20 partes por millón de plomo, valor ínfimo desde le punto de vista medio ambiental".

Pericia médica. Pero lo más sustancioso del fallo tiene que ver con la pericia médica, ya que en el expediente obran sólo dos casos de valores mayores de plomo en sangre, que la Justicia considera hechos aislados que no pueden atribuirse a la empresa. Se trata de dos menores que están nombrados en el fallo y cuyo resultado, según lo resuelto, "nos son ni siquiera indicio de una fuente de contaminación general".

Incluso el fallo hace una clara referencia a la disposición de que se realicen análisis a todos los vecinos que viven a 300 metros a la redonda de la planta y sostiene: "Nadie se anotó como interesado y los únicos que se ofrecieron fueron los empleados y titulares de la firma cuyos análisis resultaron normales".

La falta de anotados para una contraprueba fue uno de los elementos que indudablemente influyó a la hora de fallar, incluso la resolución califica a la clausura de la municipalidad como arbitraria, y al referirse a la contradicción surgida en el testimonio de dos vecinos y un concejal acerca estudios de agua de red, tierra y hojas de árboles con restos de pintura que nunca se presentaron en el expediente, el juez Bergia dice que "Alguno mintió o por lo menos exageró".

Fallo "claro". Consultado por LaCapital el abogado Carlos Racamato, patrocinante de Gabapel, opinó: "Es un fallo absolutamente claro, que prueba además, como queda claro en el expediente, que la empresa, si bien puede haber causado molestias, no contamina".

Por su parte Guillermo Carro, representante legal de la Municipalidad, recordó que el municipio clausuró el proceso de pintura "asesorado por Medio Ambiente de la provincia y basado en las facultades que otorga la normativa, porque existía peligro de daño grave e irreversible para la salud de algunos vecinos del barrio Santa Rita". El profesional se quejó también por las costas impuestas la municipio: "El fallo es minucioso y serio, pero disentimos en que se condene en costas al municipio por haber ejercido facultades que le otorga la ley, por eso vamos a apelar".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario