..

La Justicia les dio la razón a vecinos de Bermúdez y mandó frenar un vaciadero

La obra pretendía ofrecer una solución provisoria al que funcionaba, que está desbordado. Esto siempre fue muy resistido por los vecinos, que finalmente hicieron una presentación.

Sábado 10 de Diciembre de 2011

 

Capitán Bermúdez.- La justicia civil de San Lorenzo hizo lugar a un recurso invocando la ley 10.000 de intereses difusos, presentado por vecinos que se oponen a la construcción de un vaciadero provisorio, y ordenó al municipio suspender la aplicación del decreto que habilitaba la obra para presentar, en 15 días, un informe circunstanciado con todas las actuaciones administrativas que llevaron a esa decisión.

La resolución del Juzgado Civil y Comercial 2 de San Lorenzo llegó en las últimas horas del gobierno de Fabián Varela, quien ante el estado de emergencia sanitaria de la ciudad impulsó la construcción de un vaciadero provisorio que encontró una fuerte resistencia de parte de los vecinos.

Deuda heredada. Ahora, el gobierno de Mario Montizanti deberá resolver, a los pocos días de asumir, un tema heredado de la otra administración que nunca fue acompañado por el Concejo, ya que los concejales eligieron no tratar el tema ante la presión de los vecinos en las últimas sesiones.

Antes de la instancia judicial, esta historia tuvo varios capítulos con el denominador común de que los vecinos que viven en la zona de calle 25 de Mayo, Belgrano y Granaderos siempre se opusieron.

A Rosario. Luego del cierre definitivo del la ex laguna estabilizadora, los camiones atmosféricos transfieren los líquidos a unidades que luego los depositan en el vaciadero de calle Ayolas, en el sur de Rosario.

Esta logística implica para el municipio bermudense un gasto diario de aproximadamente 9 mil pesos, de ahí la premura en habilitar este vaciadero hasta que se construya el definitivo en Granadero Baigorria.

Advertidos. Cuando los habitantes del lugar vieron las máquinas se enteraron de la obra, y este hecho, junto a cierta actitud que consideraron prepotente de los funcionarios municipales que estaban en el lugar, hizo que los ánimos se caldearan y los vecinos se convocaron para evitar los trabajos.

Así las cosas, la gente de Aguas Santafesinas Sociedad Anónima (Assa), que había hecho un gasto inicial de 30 mil pesos para el inicio de los trabajos, se retiró del lugar y el tema quedó a resolverse por parte del municipio, que en todo momento insistió en que ese era el único lugar posible.

Luego vinieron convocatorias de los vecinos al Concejo Municipal y finalmente una reunión con el municipio, en la que Varela ratificó la obra y pidió a los vecinos que aportaran otro lugar. Si bien esta situación se dio en un marco de mucha tensión, lo que más enojó a los vecinos en la reunión fue que desde la Intendencia se dejó trascender que los asistentes aceptaron la obra.

Ante este cuadro de situación, un grupo presentó un recurso contencioso administrativo, con el patrocino de Norberto Olivares. La Justicia primero hizo lugar al recurso y luego determinó la suspensión de la aplicación del decreto que habilita la obra.

El otro frente. El tema de la disposición final de los líquidos cloacales en la región a partir de terminar con la situación irregular de arrojar los líquidos en los viejos piletones de la ex laguna estabilizadora de Capitán Bermúdez parece siempre guardar un capítulo para la incertidumbre.

Cuando la provincia anunció la construcción de un centro de recepción definitivo en Granadero Baigorria, surgió una fuerte polémica entre el Estado local y la provincia que demoró el inicio de los trabajos que ya estaban licitados. Pero además, en los últimos días, un grupo de vecinos del barrio Nuestra Señora de la Paz, la urbanización más cercana al futuro vaciadero, manifestó su desacuerdo con la construcción.

Hasta el momento sólo han buscado el camino de la movilización hasta las oficinas locales de Assa, pero no se descarta que también elijan la vía judicial para impedir la construcción.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario