..

La conmovedora historia de María Sol, la joven madre que defendió su derecho a estudiar

María Sol tiene 18 años, está en el último año del secundario y tiene un bebé de dos meses. La invitaron "a retirarse" de la escuela Normal Nº 32 de Santa Fe por querer asistir con su hijo.

Lunes 07 de Abril de 2014

María Sol tiene 18 años y hoy comenzará el 5º de la secundaria en una nueva escuela de la capital santafesina, la que le abrió las puertas a ella y su hijito Dante, de apenas dos meses. La conmovedora historia de la joven comenzó a hacerse conocida la semana pasada, cuando se supo que la directora del secundario al que concurría “la invitó de mal modo a retirarse”, increíblemente porque ella asistía con su bebé, a quien había decidido no dejar en una guardería por ser tan pequeño.

"Mi caso no es el único, me gustaría que lo que pasó sirva para pensar en alguna especie de proyecto, para que podamos seguir estudiando sin ser discriminadas ni maltratadas. Es nuestro derecho”, expresó la joven mamá a La Capital.  

María Sol vive en el barrio San Lorenzo de la ciudad de Santa Fe, con su esposo Luis Requena y su bebé de dos meses, Dante. Luis tiene 23 años y  trabaja en una fábrica. Ella está en el último año del secundario.

No  tienen familiares en la ciudad capital, y con su esposo decidieron que "Dante era muy pequeño para estar en una guardería" mientras ella iba a clases y el papá trabajaba, además de no tener recursos económicos para pensar en otra ayuda.

Por eso María Sol no lo dudó y empezó a llevar a su bebé a clases. Contaron que primero fueron las indirectas de la jefa de preceptoras,  las miradas indiscretas también de algún que otro preceptor a las que  nunca la alumna respondió. Una imagen totalmente contrapuesta a la que  les ofrecían muchos profesores y sus compañeros, que valoraron el  esfuerzo de ser mamá primeriza, querer seguir estudiando y sobre todo  cuidar y amamantar a su pequeño hijo.  

Luego siguió la “invitación” directa de la directora del Colegio Normal  Nº 32 General San Martín de Santa Fe, María Isabel Martínez, a  retirarse. “No fue de buena manera, directamente la sacó de clases, le  dijo que lleve el bebé a la casa y que luego vuelva, sin querer escuchar  que no había con quién dejarlo", contó a este medio Luis Requena, esposo  de la estudiante. No todo quedó ahí, los directivos les pidieron que  redactara por escrito una carta explicando "las razones por las que iba  con el bebé a clases".

Ellos pidieron lo mismo, de por qué les negaban  esa posibilidad.  Presentaron la carta, pero la escuela “se negó a firmar el recibido" y  nunca les entregó una explicación por escrito como se habían  comprometido. "Por eso decidimos hacer una tetada para que salga a la  luz este hecho discriminatorio”, contaron Luis y María Sol a La Capital  sobre la actividad pública que se realizó en la puerta del Normal el  viernes pasado.

En el medio intervino el Inadi, y “recién cuando el  hecho corrió por los medios apareció el Ministerio de Educación”, relató  el papá al ser consultado cuál había sido la intervención de las máximas  autoridades.

En el medio le ofrecieron “cambiarse a otra escuela” que queda demasiado  lejos del hogar de la joven, y también “cursar en forma semipresencial  en el Normal”, pero sin el bebé. Finalmente la joven consiguió que la  reciban con los brazos abiertos en la Escuela Colón que queda cerca de  su casa y que ya cuenta con otras dos mamás en situación similar. "Me  dijeron que me van a apoyar y dar facilidades para que estudie y cuide a  mi hijo", agregó la joven.  

“No me queda otra que cambiarme de escuela. Me da cierta impotencia,  porque por si fuera por mí seguiría en nombre de todas las madres que  hemos sido discriminada”, confesó María Sol al referirse a la sensación  que le queda cuando se le pregunta si está conforme con el cambio de  escuela. Además de asegurar que extrañará a su grupo de compañeros.  Dijo además, que la llamaron desde la Regional IV del Ministerio de  Educación para tener una reunión y a la que por el mal tiempo no pudo asistir.

“Me dijeron que era para presentarme la nota que reclamé  durante tanto tiempo de por qué yo no puedo ir a la escuela (por el  Normal 3) con mi hijo. Sé que ahí hablan de cuestiones de salubridad  para mi bebé. Por eso quiero ir a hablar con las autoridades para que me  expliquen exactamente por qué en una escuela no se puede y en otra sí,  cuando las dos tienen lo mismo para ofrecer”, manifestó y advirtió:

"Esto me da la razón de que es un problema de imagen”.  En un primer momento en el Normal habían argumentado que si ella iba con  su hijo “todas iban a empezar a hacer lo mismo” ya que hay muchas otras  alumnas en la misma situación y así “la escuela se convertiría en una  guardería”, tal cual las palabras de la directora Martínez. Luego,  cuando el Inadi intervino, las excusas corrieron por el lado de la salud.  

María Sol hoy proyecta comenzar en una nueva escuela, darse la  oportunidad que le negaron de asistir con su pequeño y cuando termine  seguir una carrera superior: “Voy a seguir estudiando artes visuales. Siempre fue una gran prioridad para mí el estudio”.  Tiene un mensaje con el que acuerda con su esposo y que quiere  compartir.

Es un verdadero llamado de atención para quienes disertan y  hablan de políticas de inclusión y de calidad educativa: “Me gustaría  que pensamos entre todos una especie de proyecto para que estos casos  salgan a la luz, el mío no es el único. Y hacer así algo al respecto,  porque no nos podemos dejar discriminar, mucho menos maltratar, para que  la próxima vez que un directivo nos intente discriminar lo piense dos  veces”.

Y recordó cuántas mamás han pasado por situaciones similares, no  se animaron a hablar y terminaron abandondando. Lamentablemente es común  que muchas chicas dejen la escuela por casos como estos y no se han  animado a hablar".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario