La ciudad

Zona Cero: en dos de cada diez viviendas no pudieron acreditar la titularidad

Fue el resultado de la primera jornada del censo sobre las casas del complejo habitacional de Nuevo Alberdi. La Dirección Provincial de Vivienda y Urbanismo relevó ayer 232 unidades.

Jueves 19 de Febrero de 2015

Alrededor del 20 por ciento de situaciones irregulares fue el saldo de la primera jornada del censo que se desarrolló ayer en el complejo habitacional Zona Cero de Nuevo Alberdi. Un grupo de 15 trabajadores sociales, escoltados por personal policial, pudo relevar 232 viviendas, que sirvieron para trazar un panorama de acción inicial. Este fue el comienzo del trabajo de fiscalización que está llevando a cabo la Dirección Provincial de Vivienda y Urbanismo ante el cuadro de reclamos de usurpaciones, aprietes, ocupaciones ilegales y alquileres irregulares que pesan sobre este barrio del norte rosarino.

El operativo se desarrolló en dos turnos (mañana y tarde), sin ninguna clase de inconvenientes, y según los responsables del área, no se recibió ninguna denuncia formal de violencia, o de estado de amenazas, o de bandas dedicadas a la usurpación o las explotaciones comerciales. Aseguran que no existe ninguna presentación ni en Fiscalía, ni en Tribunales, ni en la Dirección de Vivienda.

La misión de los censistas fue corroborar que los habitantes de cada casa cuenten con el documento que otorgó la provincia al momento de la adjudicación de estos inmuebles.

Lo cierto es que en el primer día de relevamiento, el 80 por ciento pudo demostrar la regularidad total. Mientras que el 20 restante, no pudo hacerlo de la misma forma.

Vale destacar que dentro de ese 20 por ciento, se encuentran algunos vecinos que no tenían el papel en su poder, o no estaban los supuestos propietarios de las casas. Por lo que esa cifra podría sufrir ajustes, si algunos de ellos acercan el documento requerido.

Para acreditar esta legitimidad se les otorgó un plazo de 72 horas para exhibirlo ante las autoridades. Caso contrario, la provincia estará en condiciones de proceder al desalojo de los usurpadores.

Las tareas comenzaron por las viviendas ubicadas por Polledo, entre Salvat y Cullen y Ugarte. Precisamente, el límite este de la Zona Cero, que linda directamente con la villa Ciudad Oculta y que supuestamente representa el lugar más crítico y problemático de todo el barrio.

Por la mañana se realizó la parte más importante del censo, mientras que por la tarde se intentó dar con aquellos que no estuvieron por la mañana en sus hogares.

Los trabajadores sociales estuvieron acompañados por más de 15 policías, que contaban con un móvil, una camioneta y un utilitario que se trasladaban por Polledo para brindarle las debidas garantías al dispositivo previsto.

La gran mayoría de los habitantes de la Zona Cero abrieron las puertas de sus casas sin ninguna clase de problemas y contaron sus vicisitudes a los censistas sin rodeos. Expusieron sus historias, sus inquietudes y sus realidades a los jóvenes que llevaron adelante la observación. Algunos incluso revelaron sin tapujos situaciones de engaño por las que llegaron a tomar posesiones de las viviendas y buscaban regularizar su estado o conseguir una salida social.

Sólo una vecina se plantó y no los dejó entrar pero, según los trabajadores sociales, son cosas que suelen pasar en forma aislada en este tipo de censos.

El resto del operativo de fiscalización del barrio se desarrolló con normalidad, bajo un tono de cordialidad. Y los números iniciales están permitiendo armar una válida radiografía del barrio.

Zona Cero es un complejo de viviendas con capacidad para 1.443 unidades, de las que restan completar 245. El sector más conflictivo es donde comenzó ayer el censo, pegado al asentamiento irregular Ciudad Oculta, donde la provincia también tiene prevista una importante intervención para mejorar esa relación urbana.

El operativo sigue hoy y mañana

El dispositivo de fiscalización en Zona Cero continuará hoy y mañana, en dos turnos (mañana y tarde). El barrido de los 15 trabajadores sociales seguirá en dirección oeste, con la idea de poder completar el censo. Extraoficialmente, apuntaron que el porcentaje de situaciones irregulares podría disminuir un poco a medida que los censistas recorran el barrio hacia calles que han expresado menos nivel de tensión o problemáticas. Los números finales tendrán la palabra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS