La ciudad

"Yo me iría a atender al centro de diálisis del Centenario", afirmó el ministro de Salud

Miguel González afirmó que el organismo que encabeza "está preocupado y ocupado" por el caso de 18 pacientes del servicio de diálisis que se contagiaron con el virus de la hepatitis C.

Miércoles 20 de Abril de 2016

 "Yo iría a atenderme al centro de diálisis del Centenario. Hemos resuelto gran parte de los problemas", afirmó hoy el ministro de Salud Pública de Santa Fe, Miguel González, al ser consultado esta mañana sobre la situación que se dio en el servicio de diálisis de ese nosocomio donde 18 pacientes contrajeron el virus de la hepatitis C.

El funcionario, en declaraciones al programa "Todos en La Ocho", afirmó estar "preocupado y ocupado" por el brote de la enfermedad que se dio hace un mes y que ayer derivó en el desplazamiento preventivo del jefe del servicio Osvaldo Rodenas.

"Nosotros no tenemos ninguna tranquilidad con lo que ocurrió. El hecho de que haya 18 casos no es una situación habitual. Tomar a la ligera este problema sería de una irresponsabilidad total".

"Nosotros nos vamos a hacer cargo de estos pacientes. Tomaremos la responsabilidad que corresponde y vamos a dilucidar por qué no se extremaron las condiciones de bioseguridad. Vamos a ver quienes son los responsables", afirmó.

"Hace un mes fuimos notificados por parte de la Dirección del hospital sobre un brote de hepatitis C en el servicio de diálisis. A partir de eso se conformó un grupo de trabajo y se comenzó un análisis detallado de la situación de los pacientes", expresó González, y a agregó: " Se hizo un relevamiento y se trabajó para ver si len las fichas de esos pacientes figuraban antecedentes de esa enfermedad. Cuando se corroboró que había un grupo de pacientes, 18 confirmados, con esta situación decidimos profundizar el análisis e iniciamos un procedimiento para poder colectar la información disponible y dilucidar las responsabilidades".

González sostuvo que al confirmarse que había 18 pacientes contagiados con hepatitis C "se resolvió separar del cargo al jefe del servicio. Es una medida preventiva porque hay que evaluar en forma objetiva las responsabilidades. Es obvio que la responsabilidad del ministerio con estos pacientes la tenemos. Hablo de responsabilidades de profesionales que pudieron haber a partir de esta situación anormal de que tantos pacientes se contaminen".

El ministro reconoció que el hospital presenta problemas edilicios, aunque aclaró que esa "no es la situación de la sala de diálisis. No están deterioradas las condiciones dentro de la sala. En las áreas donde hay dificultades se está trabajando permanentemente en reparar un edificio que tiene cien años".

"No se puede trabajar en un lugar con malas condiciones, pero respecto de diálisis no es la situación. Se puede trabajar en condiciones óptimas. A partir de hoy estamos trabajando con los pacientes. Los estamos acompañando y les decimos que esta situación la vamos a superar con la medicación necesaria. No vamos a minimisar nada". 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario