La ciudad

Ya escasean las vacantes para jardín y primer grado en los colegios privados

En pocos días se repetirán las eternas filas y sorteos para acceder a un lugar. Las posibilidades son "mínimas", admitieron.

Sábado 22 de Julio de 2017

El escenario para conseguir un banco libre en el nivel inicial o en primer grado para 2018 se anticipa con la misma complejidad que el año pasado. Ya afirman que tras las vacaciones de invierno (las clases se retoman el lunes), cuando algunos de los establecimientos de gestión privada abran su inscripción, se repetirán las eternas colas, los sorteos y hasta los acampes de los padres para conseguir una vacante. Así lo indicaron desde Sinergia Ciudadana, una organización no gubernamental (ONG), que en 2016 llevó adelante un relevamiento entre 150 colegios rosarinos y que para este año prevé "otro Vía Crucis para las familias porque no hubo ninguna política para modificarlo". Desde el Ministerio de Educación, admitieron que los colegios ya están llevando adelante preinscripciones y que, en los más demandados, "los lugares son mínimos o directamente ninguno". Las públicas, de acuerdo al calendario escolar, inscribirán en diciembre (ver aparte).

Los mensajes y comentarios entre padres en busca de vacantes para el nivel inicial comenzaron a circular durante las semanas previas al receso invernal. "¿Alguien sabe si los llamaron después de las preinscripción?", preguntó en un grupo de WhatsApp una mamá que intenta lograr un banco para sala de 4 en un establecimiento tradicional del centro. "Ya me resigné a que no me llamen", contestó otra.

Oficialmente, el supervisor General de Enseñanza Privada del Ministerio de Educación de la provincia, Fernando Rozas, aseguró que lo que pueden hacer los colegios es "sólo una preinscripción para ver la demanda de hermanos de los alumnos que ya están cursando" y que la inscripción propiamente dicha debe realizarse en diciembre, en la fecha del calendario escolar.

El funcionario admitió que las vacantes que quedan en las instituciones más demandadas tras esa primera etapa "son mínimas o directamente ninguna", y admitió que "es casi una inscripción, sólo que en diciembre se les requiere a los padres el resto de la documentación".

Sin cambios

Desde la ONG, Damián García, advirtió que este año, "algunos colegios anotaron entre abril y mayo", pero adelantó que "la mayoría comenzará a hacerlo ahora, después del receso de invierno y empezarán a aparecer las filas interminables de padres, incluso durante fines de semana enteros".

La razón para que la situación se repita, según García, es que "el escenario no cambió para nada, no hay nuevas escuelas ni nuevas salas, ni hubo fuertes inversiones que permitan morigerar esta dificultad. Así, el panorama, lejos de mejorar, se recrudece". El secretario General del Sindicato de Docentes Particulares (Sadop), Martín Lucero, coincidió en que "no hubo cambios sustanciales" y agregó que "la cuestión demográfica hace que en algunos sectores de la ciudad, como es el centro, barrios como Fisherton y Alberdi, y en la zona sur, se presenten problemas en los primeros grados".

Sin embargo, más allá de la dificultad en sí misma, hizo hincapié en "la necesidad de una fuerte inversión en infraestructura y cargos para que el sistema educativo pueda dar una respuesta, y allí es donde debe aparecer el Estado".

Lo que se puede

En lo que coincidieron tanto el funcionario como las organizaciones fue en que "los padres más que elegir un colegio para sus hijos, los terminan mandando al establecimiento en el que encontraron lugar", una vez sorteados todos los obstáculos.

Si bien hay prioridades enumeradas en un decreto de 1990 a la hora de llevar adelante las inscripciones (ver infografía) y desde Sinergia Ciudadana aseguraron que la reglamentación "rige tanto para establecimientos públicos como privados", el supervisor del Ministerio de Educación, explicó que "en el caso de los colegios, la aplicación es más acotada, porque no no se tiene en cuenta el radio escolar como sí sucede en las instituciones públicas, y porque se ponen en juego otras variantes como el credo, por ejemplo, en los institutos confesionales".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario