La ciudad

Vuelve la copa de leche a las escuelas santafesinas pero advierten dificultades para implementarla

Se servirá en establecimientos de nivel inicial y primario. Los gremios saludaron la iniciativa porque dijeron que hay chicos que van a clase con el estómago vacío

Miércoles 14 de Abril de 2021

Luego de un año de pandemia y por primera vez desde el inicio de clases en 2021, vuelve la copa de leche a las escuelas santafesinas de nivel inicial y primario. La decisión del Ministerio de Educación de la provincia especifica que será a partir del mes de abril, según surge de la circular Nº 3 de la semana pasada, que comenzó a notificarse a los establecimientos en estos días. Los comedores escolares aún no funcionan pero algunas familias reciben dos módulos alimentarios o bolsones con alimentos secos por mes.

Tanto las familias de los alumnos como algunos equipos directivos, maestros y gremios vinculados a la actividad venían solicitando que se implementara la copa de leche ya que hay chicos que concurren a tomar clases con el estómago vacío, contaron Juan Pablo Casiello, de Amsafé, y Lorena Almirón, de ATE Rosario (Asociación de Trabajadores del Estado, que nuclea a los asistentes escolares).

Ambos sindicatos participaron este martes de una reunión con el delegado de la regional VI del Ministerio de Educación, Osvaldo Biagiotti. En ese encuentro plantearon que garantizar la copa de leche en un contexto pandémico es complejo porque hay espacios físicos adentro de las escuelas que fueron refuncionalizados como aulas en el marco de la distribución por burbujas y de las exigencias de distanciamiento. Además, puntualizó Almirón, faltan por lo menos 200 cargos puesto que algunos asistentes escolares se han abocado a colaborar en tareas de limpieza y desinfección, mientras que hay personal que todavía no está vacunado ni siquiera con la primera dosis (unos tres mil agentes en total, entre maestros y asistentes).

Otro reclamo de los gremios fue que se mejore el contenido de los módulos alimentarios quincenales: el valor total mensual es de 2.110 pesos, según consta en la circular Nº 3, firmada por la ministra Adriana Cantero el 8 de abril. Este documento establece cómo debe componerse cada módulo “invernal” entre abril y junio, con un costo para el de la primera quincena de 1.285 pesos y de 825 pesos para la segunda.

También detalla cómo llevar adelante la copa de leche en aquellas escuelas en las que se brinda el servicio y en un esquema bimodal por burbujas (una semana de asistencia a clases y otra de tareas en la casa). Cuando los chicos no concurran a los establecimientos, pueden recibir los víveres para garantizar el desayuno o la merienda en sus hogares.

Lorena Almirón, además de ser la secretaria general de ATE Rosario, se desempeña como ecónoma de un comedor escolar. “Le toca a nuestros afiliados, asistentes escolares del sector de comedor y del sector de portería, implementar este dispositivo, algo que veníamos reclamando. Pedíamos que por lo menos se incorporara la merienda seca porque hay chicos que van a la escuela sin comer”, expresó la dirigente sin medias tintas, y reveló que en algunos barrios las maestras hicieron “vaquitas” para garantizarle una ingesta a sus alumnos.

“En la reunión (de este martes con Biagotti) planteamos que hay escuelas que van a poder resolver la copa de leche y otras que no, pedimos un protocolo y que se creen los cargos necesarios ya que la persona que limpia no puede estar manipulando los alimentos”, amplió Almirón. Asimismo, pusieron sobre la mesa “que no se modificó el monto de cada bolsón desde el año pasado, cuando los productos sí aumentaron”.

Con respecto al personal que está inscripto para recibir la vacuna contra el coronavirus y no fue convocado, el delegado regional les pidió a los dirigentes los listados para efectuar los cotejos correspondientes. También se comprometió a elevar los otros planteos a la ministra Cantero.

“En la vuelta a la presencialidad nos encontramos con dos problemas: el monto de dinero para armar el bolsón no fue actualizado y los chicos no reciben la copa de leche, cuando a veces llegan a la escuela sin haber desayunado en su casa, con la expectativa de que en la escuela les den un mate cocido o un alfajor”, añadió Casiello, de Amsafé.

“Pedimos la continuidad del bolsón y que se mejore porque hoy en día es muy precario y la verdad es que a lo largo del año pasado se han ido incorporando muchas familias para recibirlo”, agregó. En el comienzo de la pandemia los módulos alimentarios se entregaron semanalmente y luego cada 15 días, siempre con los alumnos afuera de los establecimientos. Hoy se hace con los estudiantes adentro las aulas, en un operativo del que participan fundamentalmente los asistentes escolares y que debe ser rápido y efectivo a los fines de evitar aglomeraciones, cerró Casiello.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario