La ciudad

Volvieron a violar una faja de clausura y los padres de un colegio los filmaron

La firma de Sarmiento 2146 fue denunciada por presunto daño ambiental y sancionada varias veces. Está ubicada a metros de la escuela Los Arrayanes

Sábado 22 de Septiembre de 2018

Por tercera vez en lo que va del año, un depósito de camiones ubicado en Sarmiento 2146 violó una faja de clausura impuesta por la Secretaría de Control municipal. El último episodio se produjo en medio de una acalorada discusión entre los responsables de la empresa y un grupo de padres del colegio Los Arrayanes, que está a metros de este lugar donde se manipulan combustibles.

   La situación en torno a los incumplimientos de las firmas Expreso Gran Aconcagua y Logística Aconcagua ya provocó una denuncia penal por presunto daño ambiental del municipio.

   Y en el Concejo también se aprobó un pedido de informes del concejal Pablo Javkin en el que se expresa la preocupación por estas situaciones irregulares.

   La semana pasada, los inspectores debieron regresar a Sarmiento 2146. Como antecedentes se habían registrado dos violaciones de clausura y una denuncia penal del 11 de septiembre pasado.


Violación de clausura


   La Secretaría de Control había informado que la oficina administrativa ubicada dentro de las instalaciones tenía habilitación vigente, pero el galpón donde funcionaban los surtidores, no. Es por ello que fueron precintados. Y se elevó la actuación al Tribunal de Faltas.

   A su vez, la semana próxima está previsto que funcionarios del Ejecutivo se entrevisten con la Fiscalía para avanzar en la denuncia por presunto daño ambiental. El depósito se venía controlando "día a día", como señaló ayer el titular del área Guillermo Turrin.

   "Se cambió la sociedad, pero se volvió a clausurar por los incumplimientos", apuntó el funcionario.

Video y discusión

No obstante, anteayer la tensión entre la comunidad educativa y estas firmas quedó registrada en un video donde un camión sale del predio violando nuevamente la clausura impuesta, que luego reinstalada.

   En las imágenes, un camión egresa de Sarmiento 2146. Comienza un diálogo entre el responsable del lugar y un padre del colegio Los Arrayanes. "¿Cuál es el problema que tenés con nosotros?", pregunta el comerciante. "Hablalo con la Municipalidad", le responde el papá.

   Después, el referente del lugar indica que se "está tramitando todo". Y suma: "Están equivocados, estamos tratando de poner todo en orden. Al Colegio van mis dos nenas", dice, pero quien filma insiste: "Es la segunda clausura que no respetás". Luego llega otra persona que sale de la empresa y le tira al papá el celular al piso.

Lupa en el Concejo

El proyecto de decreto fue presentado por el concejal progresista en el Palacio Vasallo la semana pasada. Javkin se hace eco de la preocupación de la comunidad de la escuela Nº 1.390, que ocupa gran parte de la manzana de Riobamba y Sarmiento; una institución que nuclea a cientos de alumnos.

   El colegio está a pasos de las firmas Expreso Gran Aconcagua y Logística Aconcagua, ambas dedicadas al transporte. Los padres de los alumnos redactaron una carta que enviaron a María Claudia Del Toro, la directora del nivel inicial. Allí dijeron que tomaron "conocimiento de la posible existencia de acopio de sustancias inflamables o tóxicas en el predio y el grave peligro que ello genera sobre la integridad física de los niños que concurren a la escuela" y el resto de los asistentes.

   Javkin le solicitó al Ejecutivo que requiera a estas firmas si están en el registro de bocas de expendio de combustibles, consumo propio, distribuidores y almacenadores. Se planteó si estos comercios tienen autorización y bajo qué rubro; si se acopian hidrocarburos y sus correspondientes habilitaciones y si fueron inspeccionados, sancionados y si hay denuncias penales por quiebre de clausuras.

   La preocupación ya había ocupado las páginas de La Capital . En su sección de WhatsApp de los lectores, se había publicado hace semanas atrás una foto de una expendedora de combustible. "A escasos cinco metros de las aulas del Colegio Los Arrayanes, veinte mil litros de gasoil, ninguna medida de seguridad", expresaba el texto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario