Accidente en la ruta 33

Vivencias de un viaje en el nuevo servicio a Casilda en 70 minutos

Hubo pocos pasajeros y varias críticas a Monticas. El pasaje se abona en el colectivo y no es necesario, por ahora, el cambio justo.

Miércoles 01 de Marzo de 2017

El feriado mantenía una tranquilidad atípica al cotidiano en la terminal Mariano Moreno. La oficina de venta de la empresa Monticas tenía un vendedor alejado, a dos cubículos está la empresa Tata Rápido. "Un boleto a Casilda, por favor", pide un pasajero. "No vendemos por el momento, lo conseguís en la empresa Monticas o en el colectivo", respondió un joven. Unos pasos más allá, y el empleado de la anterior concesionaria se acercó: "Un boleto a Casilda, por favor", "Nosotros ya no trabajamos el servicio", respondió. Ni acá, ni allá.

Sobre la plataforma el colectivo verde improvisaba una leyenda: "Casilda", sobre el normal que decía "Santa Fe".

El plan de contingencia provincial comenzó a regir a media tarde de ayer a partir de la caducidad de la concesión de la empresa Monticas, luego de la tragedia del viernes pasado en la ruta 33, cuando dos ómnibus de esa empresa chocaron, con un saldo de 12 muertos y 34 heridos. La Secretaría de Transporte provincial determinó que las empresas Santafesina, Tata Rápido y Los Ranqueles cubran momentáneamente el servicio que prestó Monticas desde Rosario hasta Carcarañá.

El reloj marcaba las 16.58 y sólo restaban minutos para subir al primer viaje de la empresa Tata Rápido hacia Casilda. Al lado de las unidades, coordinaba el panorama y ajustaba los detalles Lilián Garnicas, gerente de la empresa, ante LaCapital explicó: "La provincia nos convocó y estamos haciéndole frente a la situación. No sabemos por cuántos días". Y luego, definió que "en este plan de contingencia no tenemos los sistemas cargados por lo que los boletos se compran arriba de la unidad y no hace falta que sea con cambio justo".

En las unidades los primeros días viajan dos integrantes de la firma, quedó descartado que haya algún conductor del anterior servicio de guía. Garnicas indicó al respecto: "Fue una primera intención que vinieran choferes de la empresa Monticas, pero finalmente no. Están saliendo choferes y inspectores de la empresa Tata Rápido. Los recorridos son nuevos pero como tenemos choferes que vienen de la otra empresa, para nosotros va a ser mucho más sencillo. De todos modos, tenemos personal haciendo de soporte a cualquier situación nueva, para responderle las inquietudes a la gente".

La gerente confirmó que no se descuidará el servicio de la traza habitual hacia Santa Fe que presta a diario, aunque no descartó sumar nuevos destinos: "Por ahora es esto lo que prestamos, vamos a ver lo que la provincia nos solicita y lo que decide como plan integral de la sustitución de Monticas".

Pasajeros

El coche salió puntual, recién a las cuadras subió Ezequiel, el primer pasajero. Dubitativo hizo seña y consultó, después trepó los escalones, preguntó por el medio boleto hacia Zavalla. "No todavía no tenemos novedades al respecto", explicó uno de los conductores que oficiaba de expendedor de pasajes. Con sus 18 años, lleva varias horas de viajes en los colectivos de la zona. Hizo el colegio en Rosario, y en consecuencia todos los días iba y volvía. "Nosotros que viajamos siempre nos conocemos, vine en el último viaje que terminó el chofer que murió. Ese día me demoré cuando fui a rendir y por eso no estaba en el colectivo", narró el muchacho.

Apenas sorprendido Ezequiel siquiera se quejó del servicio al que acudía a diario, "Al principio te enojás, después te acostumbrás", dijo con una mueca de sonrisa irónica en su rostro. Con la inocencia de la adolescencia, y una pisca de desidia después reflexionó que algunas cosas no funcionaban como debían. Nombró que cuando llovía había goteras, que solía viajar parado, que no había cinturones de seguridad, que tenía pocos horarios, que solía romperse y en consecuencia esperaba horas hasta que llegara el próximo.

La ruta 33 se desplegaba en su totalidad al frente, los choferes conversaban sobre las paradas y los tiempos. El césped se convertía en matas tupidas entre banquina y banquina de cemento. Pasamos por el sitio donde se produjo el accidente. Pablo, será el encargado de conducir el colectivo de ahora en más, aunque ofrecía en el primer viaje el servicio de guarda. Tenía preciso cada detalle, y confirmó que trabajó en Monticas. "Hace dos meses estoy en Tata Rápido", aclaró. Y tímido, expresó: "Me fui porque había muchas cosas que no me gustaban: la limpieza, el estado de los choches. Acá es otra cosa". Los choferes fueron puesto en sobreaviso al mediodía, y la confirmación llegó a las 16. El primer destino partió rumbo a Casilda a las 17. Internamente quedaron dos trabajadores afectados a la frecuencia mientras dure el plan de contingencia.

Kilómetros después, la segunda pasajera repitió el procedimiento. Hizo seña indecisa, consultó y subió. Agustina tiene 17 años, viajó a cuidar a sus abuelos y ahora regresaba a casa. Al consultarle sobre el recorrido fue contundente: "Me llamó la atención que está limpio, estoy cómoda". Lo absurdo de convertirse en normal la excepción. Más distendida, aclaró que el viernes intentó subirse al colectivo que tuvo el accidente pero no la dejaron porque venía lleno y había mucha gente de pie. "Hoy no quería viajar porque tenía mucho miedo", reconoció.

El feriado mostraba una ruta 33 calma, sin tanto tránsito. El horario del cronograma se cumplió a la perfección y en una hora diez el micro arribó a la plataforma de la ciudad destino. Allí, de a poco comenzaban a llegar pasajeros, que sumaron una decena en minutos para ir a Rosario.

En el banco, esperando, estaba Emanuel que trabaja en un bar rosarino, asintió a las quejas expuestas y sumó algunas más. ¿Qué te parece el nuevo servicio? "Todo va a ser mejor que el servicio de Monticas", respondió indignado.

El plan de emergencia se gestó tras la decisión provincial de rescindir la concesión del corredor. Los usuarios entre asustados, indignados y sorprendidos aún no encontraron la marca que los llevará en sus recorridos diarios. El miedo sobrevuela a muchos que se plantean el "podría haber estado ahí". Pero la decisión final todavía no está tomada.

Fabrina Donato

laregion@lacapital.com.ar

La Capital


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS