La ciudad

Violencia de género: una decena de espacios santafesinos ya trabajan con varones

Hay desde tareas de sensibilización hasta dispositivos con hombres que ejercen violencia. Nación presentó un mapa federal donde se registraron más de 200 experiencias en todo el país

Viernes 06 de Agosto de 2021

Una decena organizaciones e instituciones públicas y del Estado de la provincia trabajan con la idea de que la prevención de la violencia por razones de género es cosa de varones. Se trata de espacios que realizan desde tareas de sensibilización y discusión sobre nuevas masculinidades hasta dispositivos específicos que trabajan con varones derivados del Poder Judicial que ejercieron o ejercen diferentes tipos de violencia. Todos están en la capital provincial y en Rosario. La radiografía surge del Mapa Federal de Experiencias de Trabajo con Varones y Masculinidades (MEVyM) que se elaboró desde noviembre pasado y que se presentó este viernes al mediodía en las 24 provincias del país. Un trabajo que relevó a nivel nacional más de 200 espacios, que mayoritariamente son organizaciones de la sociedad civil, y que se propone desde el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad como una herramienta más de las políticas de prevención de las violencias por razones de género.

La iniciativa ofrece información detallada y geolocalizada sobre las organizaciones, instituciones y organismos estatales. Desde la Nación aclararon que el registro fue voluntario y que se avanzará en las próximas semanas en el análisis cualitativo de las experiencias, lo que permitirá comenzar a definir políticas concretas.

El relevamiento a nivel nacional, del que también participaron el Instituto de Masculinidades y Cambio Social y la Iniciativa Spotlight de Naciones Unidas y la Unión Europea, tomó tres tipologías diferentes a la hora de llevar adelante el registro, según detalló a La Capital la directora nacional de Políticas de Prevención de las Violencias por Razones de Género María Aguilar.

"Un aspecto es el de las organizaciones de la sociedad civil y colectivos que hacen trabajo en el territorio sobre todo de sensibilización, otros son los dispositivos específicos e interdisciplinarios que trabajan con varones que ejercen o han ejercido violencia y que llegan allí derivados desde instancias judiciales y que son grupos socioeducativos; y en tercer lugar están las experiencias institucionales y políticas públicas de diferentes niveles del Estado", explicó la funcionaria.

Lo cierto es que de los más de 200 espacios del país, mayoritariamente se trata de organizaciones sociales, un punto que Aguilar señaló como "una fortaleza", pero al mismo tiempo consideró "obliga a trabajar no solo en reforzar el vínculo entre las organizaciones que actualmente hacen su trabajo en forma más aislada y a los organismos e instituciones del Estado también a reforzar los lazos con esas organizaciones”.

Si bien aún hay discusiones abiertas, ya que existen organizaciones feministas que cuestionan el aporte del Estado a estos espacios cuando los presupuestos aún son magros para el abordaje y la asistencia de las mujeres e identidades feminizadas que son las víctimas de esas violencias, la funcionaria destacó que "se trata de una política que es complementaria" con el resto de las acciones. Y más aún, señaló que el trabajo con varones fue "una demanda que surgió de las consultas realizadas a las organizaciones desde el ministerio a nivel federal" desde su creación.

De hecho, indicó que una muestra de eso es el crecimiento que tuvieron estos espacios en los últimos año. Y en ese sentido, ya durante el lanzamiento de la iniciativa, Luciano Fabbri, referente Instituto de Masculinidades y Cambio Social, había afirmado que "cada vez hay más consenso en que es poco probable lograr la erradicación de la violencia por razones de género si no hay servicios específicos para los hombres que la ejercen”.

El escenario santafesino

Del total de espacios relevados, una decena funcionan en Santa Fe, sin embargo, solo la capital provincial y Rosario, el aglomerado urbano más importante de la provincia, registraron organizaciones y dispositivos que trabajen sobre las masculinidades.

Si bien no es el primero a nivel país, Rosario tiene uno de los antecedentes que funciona en la órbita del municipio desde 2015 y que es el Dispositivo de Atención a Varones que ejercen Violencia de Género por donde pasan un promedio de 80 varones al año, todos ellos derivados desde el Poder Judicial, y que la Secretaría de Género y Derechos Humanos de la Municipalidad. Y el segundo espacio de trabajo y sensibilización con varones que se registró en Rosario es una experiencia que lleva adelante la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

Los ocho registros restantes de la provincia, están en la capital, entre los que se cuentan el Programa de Reeducación Emocional y Responsabilidad Social de la Municipalidad de Santa Fe y la Dirección de Mujeres y Disidencias y el Area de Políticas de Perspectiva de Género, todas ellas experiencias institucionales del sector público.

A esas tres, se suman la Agrupación Gloriosa Hinchada Sabalera, el Grupo de Teatro de los Oprimidos, el Frente de Mujeres de La Cámpora, la regional Litoral de la organización estudiantil Franja Morada y el Movimiento de Personas con Discapacidad Visual Mirame Bien.

Desde Nación, señalaron que esa es la información que enviaron las organizaciones ya que el registro fue voluntario y recalcaron que el mapeo "es dinámico" y justamente que a partir de ahora, con su lanzamiento, irá creciendo y completándose en todo el país".

Un diagnóstico

La funcionaria nacional dejó en claro que el mapeo "es un diagnóstico que se irá actualizando" y destacó además que en el caso de los dispositivos que trabajan con varones que ejercen o ejercieron la violencia se realizó "un trabajo más específico, con formularios más exhaustivo sobre los enfoques conceptuales, los equipos técnicos y las supervisiones que se llevan adelante”.

Sin embargo, señaló en más de una oportunidad que la presentación del Mapa Federal no es más que "el puntapié inicial" de un trabajo de fortalecimiento de redes y de articulación de los espacios que debe llevarse adelante, así como de la creación de nuevos en los casos que sea necesario.

Es más, explicó que ya se trabaja además en un análisis cualitativo de los datos que permitirá definir con mayor detalle las política a llevar adelante, aunque dejó en claro que "se trata de una parte de una política más grande y más profundas" y que son "complementarias" de los abordajes de las violencias con las víctimas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario