La ciudad

Vecinos piden a la Justicia que un bar concesionado no se convierta en boliche

Presentaron un recurso administrativo para que el ex Munich funcione como restobar.

Martes 28 de Noviembre de 2017

Un grupo de vecinos de barrio Martin presentó un recurso judicial para que el juez Civil y Comercial Nº 14, Marcelo Quaglia, se expida sobre un tema polémico en torno al parque Urquiza. Al magistrado le solicitaron que se retrotraigan las condiciones en las que el bar ex Munich (Necochea y avenida Libertad) fue adjudicado a la firma Cuatromasuno, se excluya el rubro salón de eventos y se impida la puesta en marcha de un decreto que autoriza al concesionario a realizar seis eventos al mes. "Debe funcionar un restobar y no un boliche bailable", advirtió uno de los firmantes del escrito, Arturo Guaita.

La polémica y demorada apertura del espacio concesionado se remonta a 2011. Ese año y pese al decreto 2670, la licitación pública lanzada por la Intendencia no tuvo oferentes. Hubo un nuevo intento por cederla a manos privadas, hasta que finalmente el 12 de junio de 2013, Cuatromasuno SRL (la firma que tiene los bares Queens) se quedó con la concesión de esta zona privilegiada en la barranca del parque Urquiza.

El concesionario tiene desde entonces 10 años para explotarlo comercialmente y debe pagar un canon mensual de unos 10 mil pesos. Su incursión resultó friccionada con el Ejecutivo. Si bien las obras públicas exigidas en el pliego fueron finalizadas, Asuntos Jurídicos debió intimarlos a que abran sus puertas. En el interín se produjo una fuerte discusión de los alcances del rubro "salón de eventos" que se incluyeron en los pliegos. A principios de mes, los titulares de la firma anunciaron que "antes de fin de año" estarán abiertos.

Pero los cuatro años de dilaciones no son el único condimento. El decreto 198 que firmó el secretario de Gobierno, Gustavo Leone, los faculta a realizar un máximo de seis eventos mensuales, bajo la autorización de Inspección General, y en la planta baja donde funcionará el restaurante que mira a la barranca.

En Tribunales

Frente a la inminente apertura, vecinos de barrio Martin llevaron el tema a Tribunales. "Hubo un agregado posterior, que administrativamente no tiene precedentes. Y el permiso de la resolución 198 está privando a los vecinos de ejercer sus derechos en el Registro de Oposición. Es una imposición municipal. No hay alternativa a manifestar si se quiere o no en un espacio público una actividad de estas características", se explayó Guaita.

El recurso administrativo (bajo el paraguas de la ley 10.000 de intereses difusos) ingresó ante el juzgado Civil y Comercial Nº14 y lleva el aval de 250 firmas de vecinos de las inmediaciones.

Entre los argumentos, se cuestiona la validez y los antecedentes del rubro "salón de eventos", lo que para este grupo de litigantes no es más que una mutación del pliego original.

"Cambian el rubro, en el transcurso del proceso, con lo cual es dable pensar que también se podrían haber presentado otros interesados como concesionarios", advirtió Guaita.

El recurso administrativo es patrocinado por Luciano Carbajo. Entre sus considerandos, Guaita dejó en claro que la presentación judicial "de ninguna manera pide que no se otorgue la concesión sino que se respete la naturaleza de la explotación comercial que existía en el decreto 2670. En concreto, que se retrotraigan al rubro original para evitar la tergiversación, se abra un restobar, restaurante, heladería y no un boliche bailable o musical".

Las quejas y los argumentos de los vecinos fueron atendidos oportunamente por el Concejo Municipal. En particular por los concejales María Fernanda Gigliani y Jorge Boasso.

El cuerpo deliberativo aprobó un pedido de informes de ambos para que el Ejecutivo brinde explicaciones. "Hay muchas cosas que no están claras. Por eso pedimos el acta en la que se menciona el contrato de concesión, porque no tenemos el contenido completo, y ahí se marca que a partir del cuarto año de habilitación, recién en ese momento el concesionario debe pagar el canon. Y no entedemos las causas", había señalado Gigliani.

En el proyecto también se cuestionó la aplicación de la ordenanza 7218 sobre los 6 eventos mensuales autorizados a través de un decreto. "La Intendencia nunca nos convocó", se lamentó Guaita.

En tanto, hasta ayer por la tarde el Palacio de los Leones no había sido notificado del recurso administrativo presentado por los vecinos de barrio Martin. La documentación quedó en la Dirección de Asuntos Jurídicos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario