La ciudad

Vecinos de La Florida aseguran que allí se siguen corriendo picadas

Irán hoy al Concejo a plantear el tema en la comisión de Seguridad. Habría un nuevo punto de encuentro de los corredores

Lunes 18 de Septiembre de 2017

Vecinos del barrio La Florida irán hoy al Concejo a plantear su preocupación por la seguidilla de carreras clandestinas de autos y motos que se realizan en esa zona de la ciudad, a pesar de que el municipio reforzó los controles y hasta instaló retardadores de velocidad en sectores estratégicos. Según confiaron, las picadas se siguen haciendo en otros lugares del barrio.

La idea es que un grupo le plantee su preocupación este mediodía a los concejales que integran la comisión de Seguridad.

Según destacó el presidente de esa comisión, Diego Giuliano, "los vecinos aseguran que las picadas retornan a determinados sectores de La Florida ni bien disminuye la presencia de inspectores".

La realización de carreras clandestinas en ese sector de la ciudad no es nueva. Es más, luego de que los vecinos manifestaran su preocupación hace algunos meses en el Concejo, no fueron pocos los ediles que presentaron proyectos que terminaron modificando algunas acciones en el barrio.

Así, el municipio colocó retardadores de velocidad (lomos de burro) en la amplia recta que se extiende por debajo del puente Rosario-Victoria.

Además, hacia allí confluyeron distintos operativos que lograron disuadir las multitudinarias concentraciones de gente que se agolpaban en el sector para ver y participar de las picadas clandestinas.

Un problema que no cesa

Sin embargo, los vecinos plantearán hoy que esa realidad está lejos de ser un recuerdo. Las picadas parecen haber encontrado otro lugar de realización, pero en el mismo barrio.

El tema es constantemente abordado por el municipio, que tiene identificados tres sectores puntuales donde se realizan estas carreras: La Florida; la zona conocida como El Serrucho, en el Paseo Ribereño, y las inmediaciones de Oroño y Lamadrid, donde los vecinos viven llamando al 911 y al 147 del municipio para alertar la realización de estas prácticas.

La Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana también monitorea las redes sociales, ya que es por allí donde se convocan los amantes de las picadas para congregarse en distintos puntos de la ciudad.

Estas carreras tuvieron un desenlace trágico la madrugada del sábado 29 de julio, cuando dos autos que corrían una picada por 27 de Febrero terminaron desatando una tragedia en la esquina de Necochea. Allí, un Renault Laguna no pudo esquivar a un Fiat Duna que se cruzó en su camino. Por el impacto, el conductor del Duna murió en el acto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario