La ciudad

Vecinos denuncian que una feria ilegal copa la plaza Homero Manzi

Aseguran que todos los fines de semana se comercializan allí desde celulares robados hasta chalecos anti-bala, armas y municiones. Según destacan, tuvieron varias reuniones con funcionarios municipales.

Martes 30 de Septiembre de 2014

Vecinos del barrio Saladillo Sur presentaron un escrito en el Concejo Municipal en el que solicitaron la inmediata intervención del cuerpo para poder recuperar la plaza Homero Manzi (situada entre las calles Salvá, Rui Barboza, avenida Bermúdez y Lainez) y que todos los sábados, domingos y feriados es copada por la feria llamada La Saladita Sur. Según advirtieron, en esa feria se venden productos de "dudosa procedencia" entre los que se cuentan "celulares robados, medicamentos de uso hospitalario, leche de planes sociales, chalecos anti-balas y hasta armas y municiones".

El escrito, que está dirigido al presidente del Concejo, Miguel Zamarini, ingresó al Palacio Vasallo el jueves de la semana pasada. Allí, y con la firma de más de una decena de vecinos, los habitantes de la zona detallan los padecimientos que sufren desde hace 14 años tras la radicación en la plaza de la feria La Saladita.

Según destacan, tuvieron varias reuniones con funcionarios municipales, "de todo tipo y rango", pero jamás ha llegado una solución. "Escuchan nuestros reclamos, entienden nuestra necesidad, pero a la hora de implementar las acciones necesarias no se animan, o desde otras dependencias u organizaciones frenan estas medidas", destacaron.

"Entendemos la necesidad de algunos puesteros para ganarse el sustento con la venta informal, pero estimamos que los que realmente necesitan mantener esa fuente de ingreso podrían ser relocalizados en algunos puntos más estratégicos, como se ha evaluado en otras oportunidades", remarcaron los vecinos.

Descuidado. Los vecinos de Saladillo destacaron que la plaza Homero Manzi hoy está completamente descuidada. "Los juegos para los chicos están en mal estado, la iluminación es deficiente y ya no hay césped", indicaron.

A su entender, la llegada del piso tierra se debió a "el intensivo tránsito de personas" que desembarcan en el lugar cada fin de semana para participar de la feria, y al hecho de que "los puesteros suben sus vehículos para descargar mercadería y otros vuelcan residuos (aceite de freidoras) inutilizando el suelo para siempre".

El descuido de los feriantes también deja su impronta en el Club Unión Roque Sáenz Peña, lindero a la plaza. Según remarcaron los vecinos, "el cerco que el club mantenía por calle Lainez fue totalmente destruido para ganar espacio para los puestos ambulantes".

En tal sentido, destacaron que "cada vez que la gente del club intentó reconstruir el cerco perimetral, por la noche siempre les destruyeron todo el tejido".

Ante esta realidad, exigieron la "desocupación y remodelación integral de la plaza" y se esperanzaron con que la necesidad de recuperar ese espacio verde "sea una decisión unánime del cuerpo legislativo".

La feria La Saladita se formó tras los descalabros sociales que provocó la crisis de 2001. En un primer momento consistió en una gran feria de trueque, pero con los años los vecinos aseguraron que su intención fue mutando y hoy "el 90 por ciento de lo que se comercializa allí es de procedencia dudosa y hasta delictiva".

Los habitantes del lugar aseguran que en la feria se comercializan "desde celulares y herramientas robadas hasta medicamentos de uso hospitalario, leche en polvo de planes sociales, chalecos anti-bala, armas y municiones".

"Aquí conviven la necesidad de algunas personas por buscar un peso, vendiendo sus propias ropas usadas, con la presencia de mayoristas de prensas o calzados que aprovechan la ilegalidad para vender productos libres de todo control impositivo y habilitación comercial", destacaron los vecinos con preocupación.

Su mayor anhelo es que la plaza "funcione como tal, para que sea el pulmón de vida por la cual fue ubicada precisamente en ese predio. De lograrlo, estaremos agradecidos", indicaron en el escrito que ingresó al Concejo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario