La ciudad

Vecinos del barrio elaboraron el mapa de las calles sin calma

Contaron un total de 113 locales nocturnos. Muchos están a metros de casas velatorias y un centro de salud.

Domingo 24 de Marzo de 2019

"Te invito cualquier día de la semana a que vengas a dormir a mi casa", propone seria una vecina de Pichincha que pide no ser identificada para evitar "más conflictos" con los dueños del local gastronómico que abrió este verano al lado de su casa. Sobre la pared medianera que separa la habitación de la mujer del comercio funcionan los motores de siete aparatos: heladeras, extractores y acondicionadores de aire que permanecen prendidos toda la madrugada.

No es la única familia en vela en el barrio. "Estoy despierta desde las 6.30 de la mañana. Tengo dos hijos en edad escolar. Mi marido trabaja mañana. En el bar están jugando al jenga", se quejaba una vecina a la 0.41 de un viernes en el grupo de WhatsApp de los vecinos de Pichincha.

"Tengo dos nietos a quienes les encanta pasar el día en casa, pero desde que abrió la cervecería ya no pueden quedarse a dormir", acotaba otra.

Desde diciembre del año pasado, quienes viven en Pichincha se autoconvocaron a través de las redes sociales para reclamar por su derecho al descanso. Hace diez días se tomaron también el trabajo de recorrer el barrio y armar un mapa de todos los locales nocturnos que funcionan en la zona: en total contaron 113, muchos habilitados a metros de casas velatorias y un centro de salud. En general, concentrados en una misma manzana; sólo la de Jujuy, Brown, Oroño y Alvear suma una decena.

mapavecinos.jpg

Además de ubicarlos en un croquis de las calles del barrio, cada uno de los comercios se identificó con un color: rojo para los que los vecinos identificaban como "muy conflictivos", que suman varias denuncias de los vecinos por ruidos molestos u otras infracciones. En verde se pintaron los locales "conflictivos, pero que muestran algunas mejoras", y a los que no causan molestias se los identificó en blanco. A simple vista, estos últimos son los menos.

"Lo que quisimos fue demostrar cuáles son las zonas más complejas del barrio", dice una de las autoras del trabajo que también pide mantenerse en el anonimato. La mujer advierte que el listado suma lugares "con techos de chapa sin insonorizar, con enormes patios al aire libre o terrazas donde hay música hasta la madrugada que nadie se explica cómo pueden seguir abiertos".

El principal problema, dice, son los ruidos y el reclamo es sencillo: "Recuperar una vida normal, dormir de noche y transitar por la vereda sin encontrarte con decenas de personas paradas, tomando cerveza en la puerta de tu casa".

Todavía, afirma, falta mucho para lograr eso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});