La ciudad

Unos 2 mil alumnos de Rosario no pudieron empezar las clases

A estudiar. Desde Amsafé señalaron que la situación "demuestra una profunda crisis estructural". En seis escuelas no había agua, a un jardín le faltan dos aulas y otro colegio está en obra.

Martes 04 de Marzo de 2008

Para cerca de 2 mil chicos de Rosario y un colegio de Pueblo Esther ayer no comenzaron las clases. Escuelas sin agua, con paredes rajadas o a medio construir determinaron que, para ellos, las aulas permanecieran cerradas. Y si bien desde el Ministerio de Educación de la provincia se minimizó la cuestión y se aseguró que "en una semana" se terminará con todas las reparaciones, para el delegado local de la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé), Gustavo Terés, la situación "demuestra la profunda crisis estructural que hay en las escuelas".

  En Rosario, la peor parte se la llevó el Complejo Esperanza, un centro educativo de barrio Acindar que nuclea a dos escuelas especiales, un taller laboral, un jardín de infantes y un centro de educación física a los que en total concurren cerca de 300 pibes que ayer se quedaron en casa mirando los dibujitos. ¿La razón? El lugar no tiene agua.

  Si bien la situación había sido informada en diciembre a las autoridades de Educación y las reparaciones se habían agendado como "prioridad", ayer todo estuvo como entonces y en el barrio Acindar los delantales brillaron por su ausencia.

  En el complejo situado a escasos metros de Ovidio Lagos al 4400, los caños cumplieron su ciclo, se impone el cambio de la instalación y de las canillas no sale ni una gota.

  Muy lejos de allí, los chiquitos que debían iniciar las clases en el Jardín de Infantes Nº 232 de Comercio y Casiano Casas tampoco pudieron hacerlo. La causa fue que no se construyeron dos aulas que hacen falta para recibir a cerca de 50 chicos.

  En la Escuela Nº 299 Ceferino Namuncurá (José Ingenieros 8663) se repitió la postal de aulas vacías. Fue un acuerdo entre padres y docentes porque el edificio estaba "en obra". Pozos en el patio, maderas y materiales desparramados, y baños sin agua determinaron la decisión ante la "falta de condiciones edilicias y de seguridad". Lo mismo se vivió en una escuela de Pueblo Esther.

  La situación que se planteó este año con las siete escuelas y el jardín de infantes que no pudieron comenzar el ciclo lectivo fue similar a lo que ocurrió el año pasado. Claro que en 2007 la decena de establecimientos que no arrancaron las clases lo hicieron porque básicamente no se había culminado las reparaciones para reponerse del granizo de noviembre de 2006.

  No obstante, y si bien la administración del por entonces gobernador Jorge Obeid logró reparar la mayoría de las escuelas, no pudo sortear el escollo que este año sí logró eludir su predecesor, Hermes Binner: los paros docentes. En efecto, el año pasado los pibes regresaron a las aulas en medio de arreglos pero después se volvieron tres días a sus casas ya que Amsafé decretó un paro de 72 horas en reclamo de una recomposición salarial.

  Ayer, y con el fantasma de los paros como un mal recuerdo, Binner abrió el ciclo escolar en la Escuela Nº 1.362 de Reconquista y después se fue hasta Golondrina (100 kilómetros al norte de Vera) para participar de una videoconferencia entre los alumnos de esa localidad y los de la Escuela Nº 83 Juan Arzeno, de Ovidio Lagos y Mendoza (ver página 4).

  Lejos de la euforia de los funcionarios y a más de 500 kilómetros de distancia del gobernador, el delegado local de Amsafé trazó su análisis del no inicio de clases para cerca de 2 mil chicos rosarinos. "Esto demuestra la profunda crisis estructural que hay en los establecimientos escolares. El Estado debe intervenir y los funcionarios deben ser más cuidadosos en sus discursos, cuando aseguran que las clases se iniciarán en todas las escuelas", señaló.

 

Sobrecarga. Terés consideró que previo al inicio de las clases "hubo una sobrecarga laboral muy grande para los directivos, que tuvieron que buscar varios presupuestos para que se arreglaran las escuelas. Esperamos que el Estado provincial empiece a hacerse cargo de estas cuestiones fundamentales, así los maestros pueden dedicarse exclusivamente a las actividades pedagógicas", destacó el dirigente gremial. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario