La ciudad

Unas doce mil personas pasaron por la Kermesse

Más de 12 mil personas, en su mayoría niños y papás demostraron durante el último fin de semana, que se puede desafiar la cultura del video-game, la pasividad de la televisión o la era de la informática.

Lunes 17 de Diciembre de 2007

Más de 12 mil personas, en su mayoría niños y papás demostraron durante el último fin de semana, que se puede desafiar la cultura del video-game, la pasividad de la televisión o la era de la informática. El empedrado de la Isla de los Inventos fue el escenario donde grandes y chicos se deleitaron con jugar a los dardos, el tumbala, la ruleta, el sapo, el martillo o la pelota al frasco. Todos juegos que evocan la Rosario de la década del 50 amenizados con canciones de la época y hasta shows en vivo, donde la gente pudo cantar y bailar.

  "Mirá viejo, ¿te acordás del sapo?" "Y cómo no me voy a acordar si era el juego que pedíamos todos cuando éramos pibes?". Los septuagenarios, miraban anoche impávidos una suerte de remake de lo que fue una parte de sus infancias. Pero la gran Kermesse no sólo trasladó a los adultos mayores, también entusiasmó a los chicos "generación X" los que —si se les brinda algo distinto— juegan como cualquier pibe a lo largo del tiempo.

  Y ahí, estaban Gastón y Mariela de 10 años, haciendo fuerza para subir al palo enjabonado. O Javier trepando por una soga para llegar hasta Julieta siendo su Romeo. Las actividades, organizadas por la Isla de los Inventos se desarrollaron el sábado y ayer entre las 19 y las 23. Anteayer, se contabilizaron 5 mil personas y ayer, se estimaban que más de 7 mil rosarinos hicieron su paso por la gran Kermesse.

  De 25 juegos, la mitad eran pagos y se accedía mediante el pago de un cupón de tan sólo dos pesos, pero el que quisiera transitar lo hizo libremente. Para contener el aluvión incesante de familias, las 60 personas del staff de la Isla estuvieron a full. Tal fue la adhesión a la propuesta que la cola para entrar se extendió desde el empedrado hasta calle Wheelwright. Incluso muchos chicos volvieron ayer con los cupones que todavía no habían consumido el sábado. Anoche todos los juegos, tenían una cola de gente.

 

Un bis. "Es la primera vez que hacemos una convocatoria así, pero ya estamos evaluando repetirla por el resultado que tuvo", confesó la directora de la Isla, Roxana Rainoldi. A sus espaldas sonaban las estrofas de tarantelas, paso doble, ragtime, twist y jazz antiguo. Sobre las vías, de la ex estación de trenes Rosario Central, provenía la voz de un cantante de tangos, bien ataviado y con orquesta de fondo. Minutos después, una pista improvisada de baile se poblaba de parejas.

  La magia de los juegos y atracciones para toda la familia emocionó a muchos que evocaban la época escolar, cuando había kermesse de fin de año. Un vieja postal que revivió incluso con los personajes como la adivinadora, el mago o la bella y la bestia.

  Y si bien el buen tiempo acompañó, lo que más ayudó fue la buena onda de la gente, la predisposición al juego y la apelación a reeditar el juego, escondido en algún lugar de la memoria colectiva. Todo el que fue, regresó con un regalo de yapa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario