La ciudad

Unas 800 familias pudieron cumplir el sueño de la casa propia

Rosario sacó provecho de la construcción de unidades habitacionales cofinanciadas entre provincia y Nación. Aumentaron los recursos

Martes 09 de Enero de 2018

El 2017 quedará registrado como el año récord en la construcción de viviendas sociales en Rosario. Los planes habitacionales sumaron 800 unidades, cifra que se ubica por encima de los números de la última década. En este contexto, el gobierno santafesino prepara un 2018 con 640 casas ya adjudicadas y prepara la licitación de 200 más.

Para comparar cifras parecidas a la construcción de viviendas sociales logradas el año pasado hay que remontarse a 2006, cuando los recursos federales se aplicaron a la construcción del Plan Federal en Zona Cero (en el acceso a la autopista a Santa Fe).

En 2007 se había firmado con Nación la construcción de 1.500 unidades, pero luego de más de cinco años y promesas incumplidas, la provincia las terminó ejecutando con recursos propios bajo el mandato de Hermes Binner como gobernador.

En 2015 se retomaron los convenios con la administración central y en 2016 se ejecutaron 491 unidades en Rosario (cofinanciados 60 por ciento Santa Fe y el resto Nación). En el gobierno provincial de Antonio Bonfatti se fortaleció la infraestructura de el Parque Habitacional Ibarlucea. Fueron 1.800 lotes de Mi Tierra Mi Casa, que luego fueron capitalizados por el Plan Procrear.

El año pasado, a lo ya cimentado en materia de infraestructura se elevó el presupuesto santafesino en el ítem "viviendas" de 1.800 millones de pesos a 3 mil millones de pesos entre recursos federales y provinciales.

Fue así que se llegó al número de 800 viviendas. La mitad se ejecutó en Villa Olímpica y el Parque Habitacional Ibarlucea, junto a otras 244 en Martínez de Estrada y Colombia y planes menores en barrio Godoy.

"Es la cifra más alta de los últimos 10 años", confirmó el subdirector provincial de Vivienda y Urbanismo, Lucas Crivelli. Las unidades de 2017 demandaron una inversión de 600 millones de pesos junto a una infraestructura de otros 200 millones.

En Rosario, fueron 800 casas que se suman a las 2.000 adjudicadas en toda la provincia desde el 10 de diciembre de 2015. El grueso de las soluciones habitacionales se ubican en los complejos habitacionales de Cullen y Ugarte, en el distrito Norte, Martínez Estrada y el complejo ubicado detrás de barrio Rucci en la zona de Salvat y Circunvalación.

Para los primeros meses de este año, Hábitat santafesino tiene avanzada la construcción de 242 inmuebles que se entregarían durante el primer semestre y están distribuidas entre la Villa Olímpica e Ibarlucea.

Si bien están avanzadas las negociaciones, todavía no está dicha la última palabra para sumar más soluciones entre los inscriptos que las demandan. Aún resta que Nación habilite los convenios para un cofinanciamiento por partes iguales (ver aparte).

Además, existen otras 640 que fueron licitadas en agosto del año pasado y por las cuales se presentaron 35 ofertas.

No obstante resta acordar el cofinanciamiento para que avance el proyecto.

Muy demandadas

"La demanda de la vivienda propia debería estar atendida por el sistema bancario, pero ante lo elevado de las tasas termina demandando una solución al Estado. El que alquila no tiene un problema de déficit habitacional y ahí radica el problema; coexisten sectores con dificultad de un techo digno y el que quiere ser propietario", razonó Crivelli en relación a los 20 mil inscriptos que están en el registro santafesino y corresponden a Rosario.

"Brindar soluciones habitacionales a la clase trabajadora y a los sectores vulnerables es uno de nuestros objetivos primordiales. Apostamos a un Estado presente que garantice igualdad de oportunidades a más familias. La vivienda es un derecho en Santa Fe", subrayó el secretario de Hábitat, Diego Leone.

"El gobernador (Miguel) Lifschitz nos encomendó trabajar en una fuerte política de hábitat y vivienda y pusimos en marcha la construcción de una gran cantidad de viviendas en toda la provincia, a través de distintos programas y operatorias. Trabajamos para que más familias tengan techo propio".

Atraso y espera

Con la cautela de las negociaciones en los despachos oficiales, el gobierno provincial buscará en el comienzo de este año, resolver o al menos achicar la deuda de cofinanciamiento que Nación tiene pendiente por unos 200 millones de pesos. La administración central pagó certificados de obra sólo hasta junio del año pasado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario