La ciudad

Unas 12 mil personas volvieron a la escuela para terminar el secundario

Persiguiendo quizás la posibilidad de conseguir un mejor trabajo o con la intención de saldar una cuenta personal, unas 12 mil personas en toda la provincia decidieron volver a la escuela y terminar el secundario. La oportunidad llegó de la mano del Plan de Finalización de Estudios Secundarios y Primarios (Fines) destinado, en una primera etapa, a quienes cursaron hasta el último año de la escuela media pero no lograron aprobar todas las materias.

Viernes 10 de Octubre de 2008

Persiguiendo quizás la posibilidad de conseguir un mejor trabajo o con la intención de saldar una cuenta personal, unas 12 mil personas en toda la provincia decidieron volver a la escuela y terminar el secundario. La oportunidad llegó de la mano del Plan de Finalización de Estudios Secundarios y Primarios (Fines) destinado, en una primera etapa, a quienes cursaron hasta el último año de la escuela media pero no lograron aprobar todas las materias. La mitad de los inscriptos al programa tiene más de 25 años.

La iniciativa es de alcance nacional y el Ministerio de Educación de la provincia dispuso 279 establecimientos donde se desarrollarán las clases de tutoría y orientación que ayudarán a los alumnos a terminar sus estudios. La Escuela de Educación para Adultos (Eempa) Nº 1.256 es una de estas sedes, donde ya comenzaron las clases de contabilidad, matemática y lengua, entre otras asignaturas. "Tenemos alumnos de 20 a 55 años que por distintos motivos no habían finalizado el secundario", explicó su directora, María Teresa Imohff, una entusiasta docente que vio los primeros frutos de la experiencia en los 35 estudiantes recuperados del padrón del establecimiento que tiene a su cargo.

"Los alumnos están contentísimos. Esta es una posibilidad que no se la esperaban y que les posibilitará muchas oportunidades en su vida", explicó Imohff, quien junto a sus colaboradores rastreó uno por uno a todos los alumnos que habían dejado de cursar el 5º año del Eempa desde el 2000 en adelante. "Sabíamos que era algo importante para la gente, por eso lo hicimos", fundamentó la docente.

De regreso. La inscripción al plan Fines terminó el 30 de septiembre pasado. Y la convocatoria alcanzada por el programa superó las expectativas de los más entusiastas funcionarios del Ministerio de Educación provincial. Las escuelas medias lograron anotar unas 10 mil personas y las Eempas sumaron otras 2.159, aunque el número es relativo ya que aún falta sumar otras 38 escuelas. Una buena performance si se tiene en cuenta que los destinatarios del programa no son todas las personas que no completaron el secundario, sino sólo los que terminaron el cursado y aún deben materias.

"Estamos muy contentos por la recepción que ha tenido el programa", comentó la directora provincial de Educación Secundaria, Letizia Mengarelli, y destacó que no todas las provincias pudieron organizarse e iniciar ya el trabajo, como se hizo en Santa Fe.

El plan Fines presenta un doble desafío. "La gente tiene ganas de volver a conectarse con el sistema educativo. Y para las escuelas esto implica todo un trabajo de volver a mirarse y preguntarse por qué esas personas no finalizaron sus estudios. Se trata de un aprendizaje mutuo: tanto para los inscriptos como para las escuelas", consideró.

Silvia Davila, directora de Educación de Adultos, destacó la importancia del plan. "Es una enorme oportunidad para los seis millones de personas que hay en el país sin título secundario y que ahora tendrán la oportunidad de estar acompañados por un tutor para rendir sus exámenes", destacó.

Tanto en las escuelas medias como en las de adultos, la motivación para volver a estudiar es similar. "El motor principal lo representa el mundo del trabajo, sobre todo ahora que por ley el secundario es obligatorio —destacó Davila— También está presente el perfeccionamiento personal y la aspiración de acceder a un título".

Hay semejanzas entre las materias que más se adeudan: matemática lleva la delantera, seguida por química y ciencias sociales (geografía o historia). "Contrariamente a lo que pensábamos, lengua no aparece tanto", señaló la funcionaria.

A clase. En las Eempas las clases de apoyo comenzaron a principios de mes, mientras que las escuelas medias se preparan para arrancar la semana próxima. Para los alumnos mayores de 25 años, la asistencia es obligatoria, mientras que los menores pueden optar.

La modalidad de promoción también es diferente según las edades. Quienes tienen entre 18 y 25 deben pasar por una mesa de examen, en cambio quienes superan esta edad pueden aprobar las materias mediante la presentación de un trabajo práctico o una monografía, según lo pactado con su tutor.

Si bien la inscripción al programa está momentáneamente cerrada, en el Ministerio de Educación provincial prevén repetir la convocatoria en enero y en marzo. Así, otras miles de personas tendrán su oportunidad de completar la secundaria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario