La ciudad

Una saga de episodios nunca resueltos por las autoridades

Sábado 12 de Octubre de 2019

La invasión al edificio de San Martín 1661 por parte de personas que usurparon una casona lindera no es nueva. Tanto es así que los propietarios del inmueble de propiedad horizontal hacía tiempo que habían desistido del uso de los espacios comunes, no sólo por las agresiones, sino incluso porque "orinan en la pared y es tanto el olor que hay que es imposible estar en la pileta por lo nauseabundo", relataron a La Capital.

Los conflictos se arrastran de 2018, cuando se iniciaron las denuncias de ocupación de la casa, que no tiene servicios de agua, luz ni gas. Allí se acumula peligrosamente mucha basura, de modo que los bomberos tuvieron que concurrir a sofocar un principio de incendio.

En febrero pasado, las denuncias continuaron y los vecinos aseguraron que los usurpadores no sólo venían generando una serie de conflictos en el barrio por riñas internas, sino que el lugar se había convertido en un "aguantadero" de los delincuentes que a pocos metros de allí arrebatan celulares y carteras, sobre Pellegrini.

Pese las denuncias en el Ministerio Público de la Acusación (MPA), las respuestas no llegaron. A mediados de este año hubo grescas, intervenciones policiales, reuniones de los vecinos e incluso de los comerciantes del Paseo Pellegrini con el fiscal regional, Patricio Serjal, y autoridades de la Unidad Regional II de Policía para solicitar soluciones, además de que camiones de la Municipalidad llegaron a llevarse del lugar hasta cuatro volquetes de basura.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario