La ciudad

Una pérdida de gas que no fue más que un buen susto

A la hora de la siesta y cuando el calor no daba tregua, los vecinos de Rivadavia y Balcarce se llevaron un susto. Una máquina de una obra en construcción que perforaba el terreno de esa esquina rompió un caño de distribución de gas y provocó una fuga.

Miércoles 09 de Enero de 2008

A la hora de la siesta y cuando el calor no daba tregua, los vecinos de Rivadavia y Balcarce se llevaron un susto. Una máquina de una obra en construcción que perforaba el terreno de esa esquina rompió un caño de distribución de gas y provocó una fuga. El ruido y el olor generaron la autoevacuación espontánea de los habitantes de los edificios linderos. “Se escuchaba un ruido terrible y el olor era insoportable”, contó Elena Piconi, quien estaba en un departamento de Rivadavia al 2000 y bajó inmediatamente. En tanto, otro vecino no ocultó su enojo y señaló que la construcción —a cargo de Altea Arquitectura— en sólo 15 días ya los había dejado “sin teléfono y sin luz, y ahora sin gas”.
  La explicación del hecho corrió por cuenta del coordinador de Defensa Civil, Alfonso Attardo, quien señaló que “una ahoyadora que estaba cavando rompió un caño maestro que se encarga de la distribución del servicio a los domicilios”, y sostuvo que Litoral Gas “controló la situación y el problema estaría solucionada en el transcurso del día”.
  En tanto, personal de la Dirección de Obras Particulares también se presentó en el lugar y elaboró un acta a partir de la cual se evaluarán “las responsabilidades de la empresa”. También fueron los bomberos.

En la calle. Aunque el coordinador de Defensa Civil aseguró que la evacuación “no fue necesaria”, los vecinos salieron de sus casas espontáneamente ante el olor y el ruido constante de la fuga. Y allí se quedaron, esperando en la vereda de Rivadavia que se les permitieran volver a sus casas.
  Claro que ahí las quejas no faltaron. “El problema es que no vino ningún responsable de la empresa constructora para darnos una explicación y fueron los propios obreros los que cortaron la calle para impedir que el problema fuera mayor”, dijo una vecina, quien además indicó que “la gente de Litoral Gas llegó como 20 minutos después y ni siquiera sabía si tenía que evacuar o no. Y Defensa Civil llegó más tarde todavía”.
  Mientras tanto, David, que vive en el 9º piso del edificio lindero al terreno, señaló que “fueron los mismos vecinos los que avisaron para que la gente saliera, porque el olor adentro era también realmente insoportable”.
  Unas horas más tarde, les dieron el visto bueno para que vuelvan a sus casas, pero no sin algunas recomendaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario