La ciudad

Una pareja golpeó e insultó a dos médicas en el Roque Sáenz Peña

Una paciente ingresó al consultorio y tomó de la cabeza a una profesional. Denuncian que las agresiones son frecuentes en los hospitales

Sábado 08 de Febrero de 2020

Dos médicas, una de ellas embarazada, fueron agredidas por una paciente y su pareja en el Hospital Roque Sáenz Peña, en Laprida al 5200. Para colmo, al concurrir a la comisaría 15ª a radicar la denuncia quedaron demoradas durante seis horas y les retuvieron sus pertenencias, ya que los agresores las acusaron de no haberles brindado atención y por abandono de persona.

El secretario gremial del Sindicato de Trabajadores Municipales, Pablo Moyano, aseguró que este tipo de situaciones se producen "a diario", advirtió que la provincia redujo la presencia policial en los centros de salud y lamentó que las autoridades municipales no se hayan ocupado de sacar de la comisaría a las médicas atacadas.

El tema tomó tanto vuelo que el gobernador Omar Perotti y el intendente Pablo Javkin se refirieron a la cuestión y ambos coincidieron en la necesidad de sumar seguridad en los efectores públicos (ver aparte).

Moyano señaló que, si bien lo que sucedió en el Roque Sáenz Peña "parecería ser un episodio de los comunes, de las agresiones que suelen suceder con frecuencia dentro de las guardias de los hospitales y en los centros de salud, tiene otras características distintas y particulares".

El incidente en la guardia ocurrió pasadas las 14. "Las dos médicas fueron agredidas por una paciente y su pareja en circunstancias en que la guardia policial obligatoria establecida por protocolo no estaba; se había cumplido el horario de uno de los efectivos policiales y el reemplazo no había llegado", contó Moyano.

Desprotección

"Las médicas estaban totalmente desprotegidas. Allí solía haber tres agentes disponibles", sumó la secretaria general de la Asociación de Médicos de la República Argentina (Amra), Sandra Maiorana.

No obstante, "la guardia estaba con mucha cantidad de gente y se siguió atendiendo. En general, es el policía el que abre la puerta para que ingresen los pacientes, pero al no estar el efectivo fue una de las médicas la que lo hizo y en ese momento se produjo la agresión. Si bien solicitaron que se calmaran para trabajar mejor, hubo golpes, empujones, insultos y patearon elementos de la guardia", detalló Moyano. Al parecer, la mujer estaba más nerviosa, entró al consultorio, le tomó la cabeza a una de las profesionales y se la golpeó contra el escritorio. La restante, la joven embarazada, miraba azorada.

Moyano siguió el relato: "Alguien pudo llamar al 911, arribaron los móviles y se llevaron a estas personas que estaban alteradas. Pero el problema continuó, porque mientras personal del hospital mantenía contacto con las autoriades sanitarias y se solicitaba refuerzo a Control Urbano municipal, se les solicitó a las médicas que realizaran la denuncia correspondiente, fueron a la comisaría y quedaron demoradas".

"Les retuvieron sus pertenencias, los celulares y quedaron demoradas, porque, según dijeron las autoridades policiales, la persona acusaba a las médicas de no haberla atendido", resumió el dirigente gremial y confirmó que allí estuvieron desde las 15 hasta cerca de las 21.

"Resulta que fueron víctimas de una agresión y quedaron demoradas; finalmente por intervención del abogado del gremio logramos que se pudieran retirar", contó para apuntar que "ninguna autoridad de Salud Pública se hizo presente, eso molesta y mucho".

"No voy a discutir los procedimientos de la Justicia, pero claramente aquí tiene que haber una actitud distinta de la Secretaría de Salud para resguardo de los trabajadores que son víctimas de las agresiones", reclamó Moyano.

Asimismo, afirmó que las agresiones son también moneda corriente entre los docentes. "Nos ha pasado muchas veces que en situaciones similares, el efectivo policial pide los datos del denunciante, entonces queda registrado el domicilio y, a veces, los abogados toman esos datos y los utilizan para visitar a los trabajadores que efectuaron la denuncia, esto es grave, ningún trabajador tiene que dar sus datos particulares cuando efectúan las denuncias", indicó.

En tren de revelar este tipo de situaciones, contó que "en los últimos días ha habido una disminución de los policías que forman parte de las guardias municipales producto del achique que el Estado está llevando adelante", para afirmar que en los "seis hospitales y 50 centros de salud rosarinos, las denuncias por agresiones son prácticamente diarias".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario