La ciudad

Una obra sin vigilancia e imprudencia, un peligroso cóctel en la costa central

En Francia y el río la gente atraviesa el vallado e ingresa en el obrador del conducto Vera Mujica para pescar en un sitio de aguas muy profundas

Jueves 04 de Enero de 2018

El sector de la desembocadura del conducto pluviocloacal Vera Mujica —una obra millonaria que recorre 2 mil metros por debajo del suelo de Rosario para escurrir el agua de la ciudad— se convirtió en un sector de pesca. Los vecinos de Francia y el río advierten que en ese sector el canal es muy profundo, por lo que realizar esa actividad allí es muy riesgoso. Desde la empresa Obring, encargada de la obra, sostuvieron que, pese al vallado que colocaron, desde que se iniciaron los trabajos no han podido evitar que los pescadores ingresen y bajen hasta el río.

Desde el gobierno provincial consideraron que no es responsabilidad de la empresa si la gente baja hasta el río atravesando un vallado y a sabiendas de que el lugar es riesgoso. En el sitio no hay vigilancia. A fin de mes esa zona quedará despejada.

El gerente de obra de Obring —la empresa que está a cargo de la construcción del conducto— Martín Weller, explicó a LaCapital que los trabajos en ese sector están prácticamente concluidos. Allí está ubicado la descarga del acueducto, es decir, donde el agua que recoge de la ciudad va a parar al Paraná.

Según dijo el gerente, esa desembocadura ya está terminada y lo que resta por hacer es taparla, o sea, rellenar el piso hasta el nivel de la calle y colocar algunas tapas. A partir de allí comenzará a trabajar la firma Maui, que es la que debe concretar el parque de la Arenera.

"Desde que empezamos con esta obra lo que ocurre con los pescadores es un problema", admitió Weller, quien sostuvo que a pesar de que el sector está vallado para evitar que las personas ingresen, hasta ahora no han podido evitarlo. "Nosotros no tenemos poder de policía para frenarlos. Entran por arriba, por abajo, por el costado. Hay chicos que van casi por el agua para llegar hasta ahí abajo. No es función nuestra entrar en conflicto con los pescadores. Ponemos cintas de peligro y vallamos. Es una pelea constante", consideró el gerente.

Alambrado derribado

El sector es donde avenida Francia choca contra el río Paraná. Allí, detrás del barquito de papel y del cartel del gobierno de Santa Fe que anuncia la obra del conducto pluviocloacal Vera Mujica, hay un sector vallado con rejas y maderas que, de frente a la avenida, impide el acceso. Pero el lateral de ese cierre no es infranqueable. De hecho, un sector de al menos tres metros de reja fue removido, por lo que si alguien pretende acceder al predio, puede hacerlo. Muchos lo hacen en moto y recorren los montículos de tierra de la obra hasta un espigón. Otros descienden en línea recta hasta la zona más baja y el agua queda a sus pies.

Consultado por esta situación, el ministro de Infraestructura y Transporte de Santa Fe, José León Garibay, consideró que "si alguien baja hasta ahí, no es responsabilidad de la empresa. Eso está vallado y la gente sabe que hay una obra, una barranca y que el agua es profunda".

Desde la semana pasada en ese lugar no hay actividad. Weller explicó que por disposiciones municipales debían frenar la obra la última semana del año, pero la retomarán el lunes próximo y a fin de mes ese sector estará liberado.

Los trabajos

La obra del conducto pluviocloacal Vera Mujica —que implicó una inversión de más de 144 millones de pesos— consiste en la construcción de un conducto de hormigón armado de un diámetro que varía entre 1,30 y 2,80 metros, con una longitud que se estima en los 2 mil metros; además de dos conductos secundarios denominados Santa Fe y Salta que desembocarán en el Vera Mujica.

Fue adjudicada en marzo de 2016 a la firma UTE Edeca-Obring y su objetivo es mejorar el escurrimiento pluvial de una zona de 265 hectáreas comprendida entre avenida Pellegrini, Vera Mujica, bulevar Avellaneda y Bordabehere. Según los cálculos del gobierno provincial y del municipio, beneficia directamente a 54 mil rosarinos e indirectamente a más de 70 mil. El plazo previsto para su culminación es de 24 meses desde el inicio de los trabajos.

Weller detalló que la obra avanza de acuerdo con los tiempos previstos y puntualizó que para fin de marzo debería estar operativa.

La imprudencia de quienes van a pescar en la costa central a pesar de que esa actividad está prohibida en toda la zona ya se ha cobrado varias vidas.

Sin ir más lejos, La Capital reflejó hace dos semanas cómo en un domingo soleado, no pocos rosarinos cruzaban las vallas y hacían caso omiso a los carteles de peligro para tomar mate o pescar a escasos metros de donde la barranca inicia su pendiente hacia el río.

de pesca. Un hombre pescaba ayer en un sector prohibido y peligroso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario