La ciudad

Una nena recibió una bala perdida en el cuello y pelea por su vida

Tiene seis años y una herida que casi le toca el pulmón. Fue en Nochebuena.

Miércoles 27 de Diciembre de 2017

Una nena de seis años pelea por su vida, tras recibir el impacto en el cuello de una bala perdida en el barrio San Francisquito. Hoy será sometida a una intervención para sacarle el proyectil en el Sanatorio de la Mujer, en una cirugía riesgosa.
El hecho sucedió en Nochebuena, en Pasaje Iberá 3231, cuando una nena salió a la vereda del garage de la casa en la que estaban para abrir los regalos que les había dejado Papá Noel.
En ese momento, tras abrir uno de los obsequios la chiquita "empezó a gritar y a llorar, y a decirme que le ardía", contó el papá con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada por la angustia.

Leer más: Nochebuena: la mayor cantidad de heridos de los últimos cuatro años

Y en medio del dolor y la impotencia, agregó: "En un primer momento, Dios nos ayudó, porque de causalidad la bala no le dio en la cabeza y no ingresó en el pulmón".
La niña resultó ser uno de los catorce heridos por armas de fuego durante la Nochebuena, lo que representó la mayor cantidad de heridos en los últimos cuatro años.
"Estábamos en un garage festejando la Nochebuena y la llegada de Navidad y, como no entrábamos todos, pasó Papá Noel y dejó los regalitos afuera, entonces los chicos salieron a la vereda y empezaron a abrir los regalos. Salió mi nena después de abrir un regaló empezó a gritar y a llorar, y a decir que le ardía, le ardía", relató el papá en diálogo con Canal 5.
Y enseguida prosiguió: "En ese momento me quedé duro, porque no entendía lo que había pasado. Ella me marcaba el cuello y me decía que le ardía ahí, y cuando le corrí el pelo veo que había sangre. Le limpié con la mano y me di cuenta que había una herida, pero como nosotros no habíamos tirado cuetes ni nada, entonces le grité a mi mujer agarra una toalla que nos vamos al hospital porque es una bala".
Como consecuencia de ese impacto, la nena de seis años será sometida mañana a una intervención para extraerle la bala, en una cirugía considerada de riesgo.
"Los médicos me dijeron que iban a ingresar por la cavidad toráxica para realizarle una microcirugía, pero que era riesgoso, aunque tienen que sacar la bala sí o sí", relató el padre con lágrimas en los ojos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario