La ciudad

Una mujer recibió severas heridas tras ser atacada por un Pitbull y está internada en el Heca

La mujer de 63 años fue atacada en la zona de Pascual Rosas y Santa Fe y recibió mordeduras en la zona de la pantorrilla y en el barbilla. También resultó herida otra mujer, pero sin consecuencias graves 

Jueves 10 de Septiembre de 2015

Dos mujeres fueron atacadas este mediodía por un perro Pitbull en la zona de Pascual Rosas y Santa Fe, aunque una de ellas se llevó la peor parte y debió ser internada en el Hospital de Emergencias "Clemente Alvarez" (Heca) debido a las heridas sufridas y a que había perdido mucha sangre. 
 
Sucedió hoy en Pascual Rosas al 700, cuando una mujer de 63 años fue atacada por un Pitbull  que la mordió en la zona de la pantorrilla y la barbilla, producto de lo cual perdió mucha sangre, según relataron los vecinos, uno de los cuales debió hacerle un torniquete para que no siguiera perdiendo más cantidad. 
 
Previo a esto, el mismo perro -eran dos- había mordido a otra mujer, de nombre Carmen, quien logró zafarse y tuvo heridas menores, más allá de la situación traumática que le tocó vivir. 
 
"Yo venía caminando, veo a los perros que estaban en la vereda y uno de ellos se me vino encima y me mordió. Pero me largó enseguida porque yo empecé a gritar. Y luego a la otra señora, que renqueaba un poquito, la mordió y la tiró al suelo", contó Carmen, una de las mujeres que fue atacada, y que por la tarde volvió al lugar tras ser atendida en el Hospital Carrasco en busca de explicaciones sobre lo sucedido. 
 
"A la otra mujer la mordió en el mismo lugar que a mí (en la pantorrilla), pero también en el cuello. Y fue desde la esquina hasta la pinturería chorreando sangre", relató en diálogo con LT 3 la mujer, que estaba indignada, no solo por el mal momento sino también porque nadie de la casa en la que salieron los perros atendió la puerta ni salió para brindar explicaciones. 
 
"Yo me quedé paralizada y quería buscar un pedazo de ladrillo para tirarle", contó Carmen, quien admitió que "no me atreví porque tenía miedo que me volviera a morder". 
 
La mujer también contó que el perro estaba suelto y sin correa y que pese a sus insistentes llamados y también a los de la policía, que le golpeó la puerta de la casa, nadie atendió el llamado ni salió a decir nada. 
 
"Salió el sinvergüenza y lo metió adentro", dijo Carmen, quien contó que en un momento dado alguien desde la casa salió para meter los perros adentro, pero que nadie dio la cara. 
 
Por su parte, el comerciante de una pinturería que hay a metros del lugar donde sucedió el hecho y al que la mujer recurrió una vez que fue atacada por el perro contó lo sucedido. "Llegó herida, la sentamos en una silla, llamamos al servicio de Emergencias y después le hicimos un torniquete con unos cintos para que deje de perder sangre, porque tenía una mordida muy importante y era mucha la sangre que perdía", sentenció. 
 
Enseguida agregó que la ambulancia del SIES "tardó unos 25 minutos en llegar", pero que antes "le abrimos el pantalón, le faltaba una parte del músculo (de la pantorrilla), que cayó al piso. Lo junté, lo guardé en una caja, y le pusimos unos trapos en la pierna para que deje de salir sangre". 
 
Y con asombro relató que cuando estaban adentro del comercio atendiendo a la mujer, "uno de los perros volvió y se estrelló contra el vidrio, como si quisiese atacar de vuelta. Se ve que siguió el rastro de sangre". 
 
Una vez que lograron estabilizar a la mujer, la ambulancia la trasladó al Heca, desde donde esta tarde sería trasladada al Sanatorio Delta, según algunas versiones. 
 
Según los testimonios de los vecinos, nadie respondió los llamados de la casa en la que estaban los perros, en la que al parecer la madre había salido y aún no había vuelto, mientras que el perro se les habría escapado a los chicos que habían quedado al cuidado de los mismos. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS