La ciudad

Una mujer perdió un brazo tras ser ferozmente atacada por un perro “peligroso”

Tiene 80 años, sufrió la amputación de un brazo y quedó internada en el policlínico del Pami II en estado grave por la mordida de un bullmastiff., según pudo saber La Capital.

Sábado 09 de Agosto de 2014

Un perro de la raza bullmastiff atacó a la madre de su dueño dentro de la vivienda de ambos. Se trata de una mujer de 80 años que sufrió la amputación de un brazo y quedó internada en el policlínico del Pami II en estado grave, según pudo saber La Capital.

“No se explica qué pasó, pudo haber desconocido a la mujer, pero en difícil saberlo con exactitud”, dijo la directora del Instituto Municipal de Salud Animal (Imusa), Diana Bonifacio, y añadió que la repartición no recomienda la tenencia de perros de gran porte en el hogar.

En este sentido, la funcionaria quiso abundar sobre la cuestión y recordó las campañas que se vienen haciendo para evitar “que los rosarinos tengan estos ejemplares porque puede haber consecuencias graves y ese es el punto”.

La responsable del Imusa hizo referencia a los habituales debates que suelen darse en torno a la genética de estos perros llamados “peligrosos” y los cuestionó al remarcar que “antes que nada hay que pensar en las políticas públicas que deben velar por la seguridad. La cuestión de las consecuencias es de suma importancia”.

Respecto del caso de ayer, consideró que el perro que atacó a la octogenaria vivía en su misma casa. “Es un animal de cuatro años”, indicó Bonifacio.

La referente del Imusa aportó que el perro “pesa unos 70 kilos y la emprendió contra la mujer cuando ambos estaban solos en la vivienda. Su hijo había salido y, cuando regresó, se encontró con una postal terrible: la señora tirada y sangrando”.

Una vez que la víctima fue conducida al policlínico de la obra social de los jubilados, le amputaron un brazo y quedó internada en estado delicado.

Por su parte, el bullmastiff fue llevado a la sede del Imusa (avenida Francia 1940) donde permanecerá en observación y a resguardo. Además, se controlará si recibió la vacunación antirrábica, tal como lo indica la obligación legal.

Si bien se trata de un perro que tiene dueño, la decisión del Imusa de conducirlo a la dependencia “pasa por la necesidad de colaborar mientras la familia vuelve a organizarse y, fundamentalmente, porque la prioridad es ocuparse de la salud de la afectada por las mordeduras”.

Según la descripción de la raza, el bullmastiff es un perro “moderadamente activo” que se caracteriza “por aceptar las órdenes que le impongan todos los miembros de la casa, incluso los más pequeños y no ser perro de un sólo dueño, lo cual facilita su convivencia con la familia” (ver infografía). No obstante, la reacción en el domicilio de la zona noroeste (Eva Perón al 5000) donde ocurrió el ataque dista de esta información.

Las imágenes del animal tomadas por el Imusa evidencian el enorme porte del animal y su gran musculatura.

Por eso, Bonifacio insistió en que “los vecinos no adquieran estos animales y, si los tienen, eviten hacerlos procrear”.

Por otro lado, solicitó a la población que “no venda” ejemplares de las razas peligrosas. “En todo caso que los regale” para saber con mayor precisión quiénes cuentan con ellos.

“Hoy por hoy, el dueño del perro se siente muy apenado porque su madre está mal, pero también porque su mascota, que quería mucho, tuvo una reacción para él impensada”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS