La ciudad

Una de las primeras alternativas ante la crisis

Frente a esta situación, Difilippo aclaró que todos los días abren nuevos comercios. "La persona que echan del trabajo y recibe la indemnización, lo primero que piensa es ponerse un quiosco. Pero no es tan fácil, porque somos comerciantes que compramos un trabajo. Laburamos entre 12 y 13 horas para poder salir a flote", remarcó.

Martes 14 de Enero de 2020

Frente a esta situación, Difilippo aclaró que todos los días abren nuevos comercios. "La persona que echan del trabajo y recibe la indemnización, lo primero que piensa es ponerse un quiosco. Pero no es tan fácil, porque somos comerciantes que compramos un trabajo. Laburamos entre 12 y 13 horas para poder salir a flote", remarcó.

De la mano de este fenómeno, comenzaron a aparecer en los barrios los típicos quiosco-ventana, improvisados en habitaciones de casas con aberturas que dan a la calle. "Son clandestinos, no tienen habilitación municipal. Desde el lado institucional decimos que está mal y es ilegal su funcionamiento, pero desde lo humano sabemos que todo el mundo tiene derecho a trabajar", se sinceró, y aclaró que en algunos casos "funcionan de esa manera dos o tres meses y luego se dan de alta en blanco".

El fenómeno se repite en el centro, pero por otras razones. Por la inseguridad, muchos comercios eliminan el sector en el que entra el público y atienden por una ventana enrejada. "Es por los asaltos y por los mecheros. No sufrimos tantos robos violentos, pero sí nos cansamos de que nos entren a robar mercadería", confió el presidente de la cámara.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario