La ciudad

Una joven se ahogó en la zona norte en un sector del río prohibido para nadar

Antonella estaba en el agua con un amigo. De pronto, comenzó a alejarse rápidamente de la costa, no tenía referencias, ya no hacía pie y se asustó al ser arrastrada por la corriente.

Domingo 11 de Enero de 2015

Una joven de poco más de veinte años se ahogó ayer en el río Paraná en una zona lindera a la Rambla Catalunya, donde está prohibido bañarse. Después de más de media hora de desesperada búsqueda, los guardavidas que corrieron hasta esa zona lograron hallarla, pero ya sin vida. La tensión con el correr de los minutos fue dando paso a una silenciosa resignación.

   Personas que estaban en el lugar de la tragedia relataron que Antonella estaba junto con un joven, al que había conocido sólo un rato antes del accidente.

   En base a lo relevado por funcionarios de la Fiscalía de Homicidios Culposos provincial—encargada de la causa—, ambos jóvenes jugaban en el agua en una zona prohibida para nadar. De pronto, la joven comenzó a alejarse rápidamente de la costa, no tenía referencias, ya no hacía pie y se asustó al ser arrastrada por la corriente.

  Esa franja del río Paraná no está demarcada ni tiene guardavidas como en La Florida o en la Rambla Catalunya, ya que no está habilitada para la natación.

   El muchacho intentó inmediatamente ayudar sin suerte: Antonella se hundió para volver a la superficie sin vida en las manos de los guardavidas, que la habían buscado durante largos y eternos minutos.

   La reconstrucción de los hechos llevada adelante por la policía científica y otras fuerzas de seguridad, señaló que una testigo de la escena fue quien salió en búsqueda de los guardavidas municipales, que están instalados en la zona en la que sí está permitido bañarse.

   La señalización, pese al debate entre los testigos, curiosos y transeúntes que pululaban la zona acerca del tamaño de los carteles y su visibilidad, no deja dudas sobre la advertencia que está prohibido meterse al agua.

   En esa misma explanada los pescadores amarran sus lanchas y botes. Es justo en frente de donde tienen sus puestos de venta al público.

   Al lugar arribaron efectivos de la policía provincial, de Prefectura, de la Guardia Urbana Municipal (GUM) y personal en moto de Primera Respuesta del Sies. Pero nada pudieron hacer, más que resignarse a la recolección de testimonios y poco más.

   Las corridas de los guardavidas y el arribo de móviles oficiales provocaron que la zona de La Florida se viera alterada, en lo que hasta ese momento sólo era una tórrida tarde de un sábado de verano.
  La ola de calor llevó ayer al Servicio Meteorológico a declarar el alerta amarilla para Rosario.

   Las autoridades locales, ante este hecho luctuoso, recordaron que actualmente el río Paraná se encuentra crecido, por lo que hay pocos metros de playa y la profundidad es mayor. Por eso insistieron con “tomar precauciones” para disfrutar del río. La Fiscalía de Homicidios Culposos buscaba referencias para encontrar a familiares de Antonella.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS