La ciudad

Una investigación que comenzó en mayo del año anterior

Vale recordar que el 30 de octubre del año pasado detuvieron a ocho empleados de la EPE por la adulteración de medidores de consumo eléctrico, tras una serie de allanamientos en distintos puntos de la ciudad bajo la supervisión de la fiscal Valeria Haurigot.

Lunes 04 de Febrero de 2019

Vale recordar que el 30 de octubre del año pasado detuvieron a ocho empleados de la EPE por la adulteración de medidores de consumo eléctrico, tras una serie de allanamientos en distintos puntos de la ciudad bajo la supervisión de la fiscal Valeria Haurigot.

Esa investigación se venía desarrollando desde el mes de mayo de ese año, por conexiones eléctricas clandestinas y situaciones irregulares. Cinco de los apresados en ese momento eran empleados de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), según confirmó el propio titular de la compañía, Maximiliano Neri.

"Han sido detenidos cinco agentes de la empresa, y dos personas que son ex empleados, deben tener un grado de compromiso importante dado que fueron apresados", apuntó Neri en una nutrida conferencia de prensa en la que brindó detalles del operativo que llevó adelante en esa ocasión la Brigada Operativa Judicial de la policía, por orden del fiscal Valeria Haurigot.

"Necesitamos que la Justicia pueda actuar como corresponde, sin revelar información que puede ser vital para la causa", se llegó a excusar Neri en aquel momento, al ser consultado sobre las pesquisas que inició el fiscal a cargo de la Unidad NN, Marcelo Vienna, y que culminó con esos detenidos.

El Ministerio Púbico de la Acusación (MPA) informó detalles de los lugares donde se llevaron a cabo los allanamientos y las detenciones que finalmente se concretaron: Osvaldo G. de 57 años y Esteban P. de 58 años (zona de Junín al 6900); Pedro M. de 55 años (zona de Mitre al 2400); Guillermo M. de 59 años (zona de presidente Perón al 4600); Adriano C. de 48 años (zona de Rodríguez Peña al 1700); Eduardo B. (zona de Guatemala al 800); a Víctor C. (zona de Zeballos al 2600); y Gabriel R. de 61 años (zona de San Lorenzo al 1100).

Sobre el modus operandi, Neri remarcó que en general tienen estas conexiones clandestinas parte de la acción de individuos que "ofrecen el servicio de fraguar medidores, que se puede hacer retrasando la medición o hacer una conexión directa, por lo tanto el artefacto no mide y no se puede facturar".

clandestinas. Según la investigación, se realizaban conexiones de 3 tipos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});