La ciudad

Una esquina con siniestros frecuentes

Quienes viven o trabajan en la zona de Salta y Lagos advirtieron ayer que, pese a la existencia de semáforos, los siniestros viales son frecuentes.

Miércoles 15 de Noviembre de 2017

Quienes viven o trabajan en la zona de Salta y Lagos advirtieron ayer que, pese a la existencia de semáforos, los siniestros viales son frecuentes. Sobre todo, porque se trata de dos calles donde el tránsito adquiere velocidad. Y todavía está fresca la memoria de dos accidentes fatales producidos en ese mismo cruce.

En junio de 2014, una docente del colegio Virgen del Rosario fue atropellada por un automóvil que, para evitar chocar con una moto, se subió a la vereda e impactó contra el puesto de diarios de la esquina.

Miriam Delorenzi, de 55 años, falleció unas horas después en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). El conductor del auto fue condenado en marzo de 2015 a tres años de prisión no efectiva y siete de inhabilitación para manejar.

En 1999, la familia Trivisonno circulaba por Salta a bordo de un Fiat Duna. María Antonella, de seis años, viajaba en el asiento trasero cuando el auto fue embestido por un Peugeot 205 que se movía a gran velocidad por Ovidio Lagos.

La chiquita murió en el acto y sus padres decidieron donar sus órganos. Desde entonces, ese gesto se convirtió en un símbolo de las campañas para fomentar la donación de órganos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario