La Ciudad

Una enfermera cuenta cómo se trabaja hoy en las áreas críticas

Largos turnos con incómodos elementos de seguridad, sueldos magros, estrés y agotamiento en el peor momento de la pandemia

Martes 22 de Septiembre de 2020

Doce horas en un ambiente cerrado, asfixiados por la ropa de seguridad, con el estrés de poder contagiarse a cada momento y con un intenso cansancio físico. Así trabaja la mayoría de los enfermeros bajo pandemia según Vanesa Blanco, enfermera de área crítica y miembro de la comisión interna de ATE del Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria.

La pandemia trazó un panorama de pacientes complejos que requieren mayor nivel de cuidado, y además un tedioso proceso de preparación de la vestimenta y los elementos de seguridad, que demora entre 15 y 20 minutos. Para sacarse la ropa tardan aún más, porque es más difícil y siempre tiene que haber un compañero mirando para asegurarse de que no se saltearon pasos.

“Los elementos de protección personal dan calor, generan dolor de cabeza, falta de aire, el barbijo te presiona. Están subiendo las temperaturas y se vuelve inaguantable”, describe la profesional, quien sostiene que el momento en el que se retiran o ponen los trajes es cuando más chances hay de contagiarse.

La sobrecarga laboral y el número de pacientes que deben atender son, además, dos temas fundamentales. Blanco apunta que la razón por la que fallece personal sanitario joven y sano al infectarse con el virus, es que pasan largos períodos de tiempo junto a enfermos de Covid: “La carga viral tiene que ver con la cantidad de horas de exposición. Los turnos deberían ser de 6 horas, y no de 12 como tenemos que trabajar”, detalla.

La enfermera apunta que esto se debe a que los salarios son magros: por una jornada de 6 horas, un enfermero de planta cobra 35 mil pesos, más un plus por área crítica. Quienes están bajo la figura del monotributo, en tanto, perciben 39 mil pesos, pero deben pagarse la obra social y los aportes jubilatorios. “El rechazo a los bonos es generalizado entre los trabajadores de la salud. Queremos un aumento de 40 por ciento”, enfatiza.

>> Leer más: Malestar de enfermeros y médicos a los que no les pagan el ...

Esta situación obliga al personal a tener doble empleo o a enfrentar largas jornadas de guardia como horas extra para lograr un ingreso decente. “Esto provoca un agotamiento enorme, venimos de 6 meses sin licencias ni vacaciones, con el estrés constante de estar en riesgo. Los compañeros trabajan por amor a la salud pública, porque ganarían más atendiendo un comercio”, afirma la mujer de 39 años, que se desempeña en el sector de neonatología del Eva Perón y atiende bebés con sospechas de Covid.

Bajas

“Las camas y respiradores son lo más fácil de resolver. Lo complicado es el recurso humano, porque estamos sobrecargados”, aporta. La enfermera dice que ha tenido muchos compañeros aislados, por contagio o contactos estrechos, aunque no hubo fallecidos ni internados graves. Lo ideal, afirma, sería “tener un solo empleo con un salario que permita vivir, para dedicarnos a tener una buena calidad de atención y no contagiarnos”.

>> Leer más: Los enfermeros del Heca difundieron un video pidiendo ...

Por todos estos reclamos del personal de salud, en el Día de la Sanidad se reunieron ayer frente al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. Fue el cierre de una jornada de lucha luego de difundir por las redes fotos y videos de los integrantes de los servicios con carteles que expresan las reivindicaciones, en el marco de una movida nacional para visibilizar este reclamo, que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires terminó con represión de la policía a los enfermeros.

Al pedido por aumento de sueldo se sumó el ya histórico reclamo de pases a planta, para tener estabilidad, obra social y aportes jubilatorios. Por último, requirieron el reconocimiento profesional de la enfermería, que hoy está en un escalafón similar al administrativo y servicios generales, al contrario de médicos, kinesiólogos y otros especialistas que tienen mejores escalas y condiciones de trabajo.

“Nuestro mérito no es ser jóvenes, alegres y con vocación de servicio como nos quieren pintar. Somos profesionales, estudiamos 5 años o más criando a nuestros hijos y trabajando al mismo tiempo”, cerró Blanco.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario