La ciudad

Una comunidad educativa de barrio Tiro Suizo se moviliza para reclamar cargos

Hace catorce años que todo el personal del Colegio del Sur dona el 20 por ciento de sus  sueldos para mantener la escuela, que es privada, laica e inclusiva.

Lunes 29 de Junio de 2015

Los padres y el personal docente y no docente del Colegio del Sur, una escuela privada y no confesional de Tiro Suizo, ya no saben cómo más pedirle a la provincia que les cree los cargos necesarios para sostener su proyecto educativo. Dicen que no quieren ser “ingratos” con las autoridades del Ministerio de Educación, que los “acompaña” y “contiene”, pero que a la vez responde que no posee presupuesto para pagar más que 13 cargos, de los 45 que en los hechos tiene la institución, entre maestros de nivel inicial, primario y de especialidades, porteros y directivos. Es que para mantener los grados abiertos, cada empleado aporta el 20 % del sueldo. Y la comunidad educativa, en su mayoría de clase trabajadora, aporta lo que puede, muchas veces sólo atraso en las cuotas. Eso sí: todos están dispuestos a reclamar, por lo que ya realizaron un abrazo solidario al colegio y siguen a la espera de que los reciba el titular provincial de Enseñanza Privada, Germán Falo. La directora, María de los Angeles Plate, incluso ya le entregó una carta al gobernador Antonio Bonfatti.
  La escuela, creada hace ya dos décadas, está ubicada en Regimiento 11 al 1100 (casi Sarmiento). En ella conviven la primaria 1.428 con sus dos turnos (mañana y tarde), la secundaria diurna 3.064 y una escuela media para adultos (Eempa). Entre todos esos niveles y modalidades, los alumnos rondan los 770.
  Al frente de la primaria está Plate, que explica a La Capital que el Colegio del Sur se caracteriza por tener un proyecto educativo “comprometido, solidario, inclusivo e integrador”. Un programa que no levantan sólo los docentes, sino “toda la comunidad” escolar.
  “Este colegio enseña y acompaña a chicos que presentan cualquier discapacidad. motriz o intelectual, y también a alumnos con necesidades especiales”, señala la directiva. Y para eso, explica, se requiere personal.
  De hecho, la escuela recibe de la provincia una subvención del 80 %, por lo que a su vez las cuotas de los alumnos deben respetar los valores máximos permitidos para ese rango, que hoy van de 878 a 1.317 pesos (en función de las asignaturas extracurriculares que ofrece).
  En el caso del Colegio del Sur, la cuota promedio ronda los 900 pesos, explicó al directora, pero ese pago —con el que muchas familias se atrasan— no alcanza para cubrir las necesidades reales de la escuela.
  Entre los 13 cargos reconocidos oficialmente y los 45 que efectivamente se ejercen, quedan nada menos que 32. Y ya van larguísimos años con el reclamo para que se cubran.

Espíritu plural. “La nuestra no es una comunidad de clase media alta, sino de clase trabajadora: tenemos alumnos que llegan desde Las Flores, de Villa Gobernador Gálvez, de Pueblo Esther, e incluso muchos padres profesionales comparten esta apuesta por una convivencia entre distintas clases sociales, distintas religiones y en general la diversidad”, sostiene Plate.
  Por eso la comunidad, colectivamente, ya se movilizó para pedir al gobierno que cree nuevos cargos.
  Hace unos diez días todos participaron de un “abrazo solidario” a la escuela, mientras que ahora un grupo de padres aguarda ser convocado a la sede local de Educación para mantener una entrevista con Falo y la propia directora se “coló” para hacerle llegar en persona el pedido a Bonfatti, quien se comprometió a ocuparse del tema. Confían en que, entre tantos intentos, alguno dé frutos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS