La ciudad

Una casona de patrimonio histórico, acorralada por pintadas de clubes de fútbol

El dueño no se explica por qué tanta saña. La construcción fue prácticamente tomada para provocarle pintadas y, ahora, una vez que decidió remodelarla y repararla recibió amenazas. 

Sábado 24 de Enero de 2015

El dueño de la casona de Tucumán y Presidente Roca, declarada patrimonio histórico, está desesperado. El inmueble no para de sufrir el vandalismo de hinchas de los dos principales clubes de fútbol de la ciudad, fundamentalmente de Newell's. La construcción fue prácticamente tomada para provocarle pintadas y, ahora, una vez que decidió remodelarla y repararla recibió amenazas. Constantino Zorila no se explica por qué tanta saña.

Invirtió más de un año y dinero en la restauración, colocó cámaras que registraron las pintadas realizadas con total impunidad, pero la gota que rebasó el vaso fue lo que ocurrió hace algunos días: un joven frenó con su auto frente al inmueble y desde allí lo amenazó con hacerle "mierda el frente" si retiraba las nuevas agresiones. Para colmo, la policía jamás le tomó las denuncias y tampoco logró que el municipio le prestara atención.

Zorila compró esa histórica propiedad a una tradicional familia rosarina hace dos años. La casa data de 1926. Después de un minucioso trabajo de estudio, la restauró con profesionales de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) hasta dejarla como había sido en su origen, tanto en el exterior como el interior de la propidad: un espacio comercial en la planta baja y vivienda arriba.

"Ya no se qué hacer, estoy con mucha bronca", dijo este empresario, indignado ante tanta agresión y, al mismo tiempo, ninguna respuesta por parte del Estado.

"Luego de trece meses de obra y grandes esfuerzos de todo tipo, logré terminar la restauración completa. Y, como si nada, viene un flaco con un tarro de pintura una madrugada y arruina semejante esfuerzo impunemente", relató.

Zorila contó que las cuatro cámaras de seguridad que puso en el frente de la propiedad, ante la falta de respuesta policial, filmaron, y así lo tiene registrado, cuando un hombre delgado, a las 5.40, días atrás, llegó con un balde de pintura y, tranquilo, como si se tratara de un perro que busca marcar su territorio, expuso su intolerante fanatismo.

Dentro de los hechos vandálicos que sufrió la casona se cuenta un incendio intencional del portón de madera años atrás.

Pero sus padeceres no terminan ahí. "Hace unas semanas, los de Newell's me pintaron los hierros de protección que colocamos en la ochava y la columna de alumbrado. Cuando quisimos limpiarlo, pasó un inadaptado que paró su auto y nos amenazó bien a lo patotero, diciendo que si lo borrábamos nos iban hacer mierda el frente".

"A Patrimonio (de la Intendencia) fui en su momento hablar y tampoco me dieron de bolilla, sólo les pedía que colocaran una placa que diga que la casa es histórica" para frenar de algún modo semejante incontinencia por arruinarlo todo", siguió.

Zorila dijo no estar ligado a ninguno de los clubes de fútbol. Cree que, tal vez, como la casona estuvo cerrada por largo tiempo, los que pintaban hoy se consideran los "dueños".

Mientras tanto, está previsto que abra allí la segunda sucursal de una reconocida tienda de ropa.

Suelo productivo en Uriburu y Avellaneda

En el marco de los proyectos estructurales de transformación urbana y del proceso de reordenamiento urbanístico implementados en la ciudad, el municipio, a través de la Secretaría de Planeamiento, dio un nuevo paso para la concreción de un plan mediante el cual la ciudad incorporará 50 lotes de suelo productivo para pequeñas y medianas empresas en la zona de Uriburu y Avellaneda.

De esta forma, este proyecto (que fue presentado en diciembre en el Concejo municipal para su tratamiento y posterior aprobación) permitirá preservar el Area de Protección Ecológica y Ambiental (Apea) fijada en las normativas respectivas y en el nuevo Código Urbano; optimizar los usos del suelo urbano; abaratar y racionalizar la inversión en infraestructura y servicios; y lograr una convivencia más armónica con el resto de los usos y actividades que se desarrollan en la ciudad.

A partir del estudio del sector y, a fin de dar cumplimiento a las disposiciones y espíritu de las normas en cuanto a la preservación del Monte Bertolotto y de sus macizos forestales, y teniendo en consideración que el mismo es de dominio privado, se propone modificar los trazados para su preservación y posterior conversión de un espacio público y un espacio recreativo de carácter privado. Eso permitirá la conservación de las especies arbóreas y la refuncionalización del área en el sector para lograr una mayor convivencia entre el área proyectada en el futuro como residencial, y la nueva área productiva propuesta.

De esta manera se consolida el sector productivo como uno de los ejes básicos del desarrollo económico y social de la ciudad para, a partir de ello, avanzar en la concreción de ese objetivo, dotando a la ciudad de una mayor disponibilidad de territorio destinado a las localizaciones productivas, logística y de servicios.

Para las actuales. Esto, a su vez, permitirá mejorar las condiciones existentes para empresas ya instaladas, para asistir a las que necesitan ampliar sus instalaciones o a las que demandan de una nueva localización.

Así, no sólo se preservará la totalidad de las 5 hectáreas del Area de Protección Ecológica y Ambiental del Monte Bertolloto, sino que se sumarán 100 mil metros de suelo productivo, que estará dividido en 50 lotes que tendrán una superficie mínima de 2.000 metros cuadrados, pudiendo el 20 por ciento de esos lotes ser menor a esa superficie y mayor a 1.000 metros cuadrados. El emprendedor, que tiene un plazo de doce meses desde la promulgación de la ordenanza para presentar un proyecto urbanístico definitivo, deberá garantizar la provisión de la totalidad de infraestructuras exigidas según se establece en el informe de la comisión técnica de urbanización, en el que, entre otras cosas, deberá poseer desagües cloacales; desagües pluviales; abastecimiento de agua potable y energía eléctrica; alumbrado público; pavimento; y pavimento de hormigón armado con cordones integrales a nivel definitivo cuando el área en el cual se desarrolla el emprendimiento cuente con factibilidad de conexión a colectora de futuro carácter cloacal.

A su vez, deberá presentar un plan de gestión ambiental, con el objeto de minimizar o mitigar los impactos susceptibles de producirse en cada etapa de construcción. Este plan deberá dar cumplimiento para todas y cada una de las partes del proyecto y durante el período que se extienda la construcción. Los lotes frentistas a Uriburu que cumplimenten con la provisión de infraestructuras y servicios podrán ser habilitados en una primera etapa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS