La ciudad

Una acacia con largas espinas tiene a maltraer a los vecinos del centro

"Cuidado, pincha". La advertencia cuelga desde hace una semana de las ramas del árbol que crece en la vereda de Rioja, casi esquina Mitre.

Sábado 21 de Abril de 2018

"Cuidado, pincha". La advertencia cuelga desde hace una semana de las ramas del árbol que crece en la vereda de Rioja, casi esquina Mitre. Los cartelitos con letras de colores los pusieron los vecinos de la cuadra, cansados de ver cómo quienes transitaban por allí quedaban en medio de la maraña de ramas y espinas que casi alcanzan la vereda. Mientras tanto, esperan que el centro de Distrito Centro atienda el pedido para que poden el ejemplar, que iniciaron hace casi un año.

El árbol, de un tronco voluminoso, es una rara especie para el área central, casi monopolizado por jacarandáes, fresnos o lapachos. Es una acacia, un árbol o arbusto autóctono, de ramas tupidas y espinosas que, según explicó la subsecretaria de Ambiente del municipio, Cecilia Alvarez, casi seguramente fue plantado por un vecino, pero se decidió mantener, justamente, "porque en el microcentro no hay de ese tipo de ejemplares, ni de ese importante tamaño".

Frente a la consulta de LaCapital, desde la Dirección de Parques y Paseos del municipio explicaron que hoy está programado el trabajo de poda correspondiente, que debe realizarse en esta época del año.

Quienes tienen comercios o viven en la cuadra de Rioja entre Mitre y Entre Ríos, llevan "hace ya como un año" reclamando la poda. Es más, desde marzo se toman el trabajo de llamar cada semana al Centro Municipal de Distrito Centro para actualizar el último de estos reclamos, que lleva el número 188.292/2018.

El árbol está ubicado justo sobre una de los laterales del Banco Patagonia, el mismo que la semana pasada fue intimado por un juez civil y comercial a mejorar la estadía y el trato a sus clientes. La noticia llevó a la prensa hacia la sucursal de Rioja al 1200 y varios advirtieron entonces la singularidad del ejemplar y, sobre todo, los carteles con advertencias colgados por los vecinos.

"Ya no sabemos qué hacer para que lo poden", se quejaba ayer la empleada de un comercio cercano y recordó que "una vez hasta fuimos a buscar a los agentes de la GUM que caminan por la peatonal para pedirles que nos ayuden con el trámite, porque estamos cansados de ver cómo la gente se lastima".

Por las ramas

Hace casi tres años, Magalí Gaitán abrió Dulce Desafío, el negocio de repostería que se encuentra casi frente a la indomable acacia. "Por entonces mi vecina de al lado ya había pedido que la poden, porque veíamos que las ramas se estaban viniendo para abajo", contó la joven.

Ahora algunos gajos ya están casi tocando la vereda y causan más de un problema. "Todo el tiempo la gente se encuentra con el pelo enredado o la ropa o los anteojos", describe Gaitán y cuenta que "el colmo" de la situación fue la semana pasada, cuando tuvieron que asistir a una chica ciega que terminó lastimada.

"Más de una clienta alguna vez entró con los ojos colorados o con un arañazo en la cara", advirtió.

Cansada de ofrecer primeros auxilios, la semana pasada imprimió los carteles que cuelgan del árbol.

"Cuidado, pincha", señalan con letras de colores.


En la ciudad hay unos 500 mil árboles

El arbolado público de Rosario es numeroso y, en algunos casos, antiguo. La ciudad tiene más de 209 mil árboles plantados en las veredas y casi 300 mil en parques y plazas; algunos de esos ejemplares ya pasaron la centuria. Todo este arbolado se encuentra protegido por los grandes beneficios que produce en el ambiente, entre otros, aportan oxígeno, reducen la contaminación sonora y hacen disminuir la temperatura.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario