La ciudad

Un trasplante inédito de médula salvó la vida de un nene rosarino

Kilian tiene 3 años y nació con una inmunodeficiencia severa. Hoy el chiquito crece sin inconvenientes tras la realización de un trasplante de médula con una técnica inédita.

Miércoles 17 de Junio de 2015

Tiene tres años y nació con una inmunodeficiencia que, en la mayoría de los casos, tiene un desenlace fatal. Hoy Kilian Valdemarín lleva 18 meses de su nueva vida, tras la realización de un trasplante de médula para el que se utilizó una técnica inédita en la Argentina, y que fue el resultado del trabajo colectivo de tres hospitales públicos del país. "Después de este tiempo, ya lleva una vida normal y una expectativa de vida también normal", afirmó Miguel Galicchio, el pediatra e inmunólogo del Hospital de Niños Víctor J. Vilela que detectó la enfermedad del chiquito y que continúa atendiéndolo.

La directora del efector, Stella Binelli, explicó que "se trata de un caso inédito de trabajo conjunto de tres hospitales", y agregó: "Estamos haciendo camino en el país".

Retraso en el crecimiento, infecciones respiratorias y digestivas severas, y poca respuesta a los tratamientos fueron algunos de los síntomas que Kilian comenzó a presentar durante los primeros meses de vida. Atendido desde que nació en el Hospital Vilela y cuando había cumplido los seis meses, se le diagnosticó una inmunodeficiencia combinada severa a través de un análisis de laboratorio realizado en el Hospital Garrahan de Buenos Aires, el único en el país que lo lleva acabo.

"Ahí pudimos ponerle nombre y apellido", contó Galicchio, y detalló que "se trata de un defecto congénito en las defensas, donde el niño nace sin anticuerpos ni células que defiendan su organismo". Es una las llamadas enfermedades "raras", con una incidencia de uno en 75 mil recién nacidos y que, sin trasplante de médula, tiene un desenlace fatal, destacó el especialista.

Tratamiento. Con el diagnóstico confirmado, la única posibilidad de sobrevida de Kilian era lo que se denomina un trasplante de médula ósea idéntico, es decir que la compatibilidad entre el donante y el receptor debe ser absoluta. "El problema es que el chico no tenía hermanos, que son los que habitualmente pueden tener esa compatibilidad y tampoco se encontró un posible donante en los bancos de todo el mundo", recordó el inmunólogo que lo atiende desde su nacimiento.

Para esa altura, Kilian esperaba un tratamiento internado en el Hospital Sor María Ludovica de La Plata, el único el país donde se hace ese tipo específico de intervenciones.

La decisión fue trasplantarlo con su mamá, sin que fuera idéntico, por lo que se requirió de la utilización de una técnica nueva, validada en países extranjeros, pero nunca utilizada en el país hasta ese momento.

"Es lo que se llama un trasplante haploidéntico", explicó Galicchio, y detalló: "Para infundir la médula de la madre como donante se hace una depleción, es decir que se busca dejar esa médula lo más pura posible para sacar las células que puedan ser nocivas para el receptor. Así, hubo que usar una técnica inédita en el país llamada selección inmunomagnética".

La intervención se hizo en diciembre de 2013. "Llevamos 18 meses de postrasplante. Hoy podemos decir que puede hacer una vida normal y que mejoró sus parámetros de crecimiento", afirmó el inmunólogo, y agregó que "es muy valioso el trabajo en red entre los tres hospitales".

Hacer camino. Superado un postrasplante que la directora del Vilela calificó como "muy delicado y con necesidades de intervención", el nene fue trasladado nuevamente a Rosario tres meses después. "Volvió al hospital y desde entonces el su seguimiento se hace en Rosario. Llevamos 18 meses de sobrevida y está muy bien", recalcó Binelli.

La directora hizo hincapié no sólo en lo inédito de la técnica utilizada, sino que insistió en el trabajo en red que se llevó adelante entre los tres hospitales de Rosario, Buenos Aires y La Plata.

"En Rosario se lo diagnosticó, en Buenos Aires se hizo el laboratorio con la nueva técnica, porque es el único lugar donde se realiza, y en el efector de La Plata se concretó el trasplante; ese trabajo mancomunado antes era impracticable y hay que destacarlo —continuó Binelli—. Con esto estamos abriendo camino en el país".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS