La ciudad

Un trabajador estuvo a punto de morir sepultado en una obra en construcción

A casi una semana de la muerte de dos obreros dentro de una zanja en el noroeste de la ciudad, otro trabajador quedó ayer prácticamente sepultado y sufrió principio de asfixia en en un edificio de siete pisos en construcción ubicado en el macrocentro, en Montevideo 1980.

Miércoles 15 de Junio de 2011

A casi una semana de la muerte de dos obreros dentro de una zanja en el noroeste de la ciudad, otro trabajador quedó ayer prácticamente sepultado y sufrió principio de asfixia en en un edificio de siete pisos en construcción ubicado en el macrocentro, en Montevideo 1980. Carlos Martínez, paraguayo y de 23 años, según notificaron en la seccional 2ª, salvó su vida tras el accidente pero tuvo que ser internado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), desde donde posteriormente lo derivaron a un sanatorio.

"Se sigue trabajando en condiciones precarias", dijo poco después del accidente el colaborador gremial en Rosario de la Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina (Uocra), Sixto Irrazábal. "El hombre estaba en la base de los cimientos cuando se desmoronó una parte", precisó.

La tarea consistía en cavar dentro de una fosa de 2 metros de ancho y 1,60 de profundidad que, según explicó Irrazábal, "debió contar con apuntalamiento de fenólicos y madera".

Además, para realizar ese trabajo, "el obrero tiene que contar con arnés y soga", agregó. Ambas situaciones deberán comprobarse y serán parte de la investigación judicial.

"Se dio intervención al Ministerio de Trabajo provincial. Seguramente clausurarán la obra", indicó Irrazábal.

El edificio pertenece a la empresa Construcciones Ferroviarias y Civiles y los profesionales que figuran en los carteles son Roberto y Diego Orlowski. Los trabajos comenzaron hace un mes y medio con vistas a levantar un edificio de siete pisos.

Si bien La Capital no ingresó al lugar de los hechos por decisión policial, fue posible observar desde la vereda que la obra es incipiente y que están colgados los carteles con las medidas de seguridad que deben tener en cuenta los trabajadores. No obstante, nadie supo decir si eso era o no apenas letra muerta.

Cuando ocurrió el accidente trabajaban en la obra cinco operarios y un capataz. "Aparentemente, no había ningún técnico. No nos recuperamos de la muerte de dos compañeros y esto vuelve a pasar", señaló Irrazábal.

El representante de la Uocra aludió de ese modo al accidente ocurrido el miércoles pasado en Unión y Herrera, cuando Ceferino Crespo (27 años) y Julio Lucero (54) quedaron sepultados en el lodo mientras cavaban dentro de una zanja de 6 metros de profundidad que se desmoronó y luego inundó (ver aparte).

La causa de la zanja

El juzgado que investiga la muerte de dos obreros que quedaron atrapados en el pozo de un conducto cloacal donde trabajaban y cuyas paredes de tierra cedieron tras la rotura de un caño, recibió ayer las actuaciones policiales preventivas que contienen el relato de testigos y diversas medidas ordenadas desde el Tribunal.

La jueza Marisol Usandizaga procura acumular la mayor cantidad de relatos de los testigos directos del accidente ocurrido el miércoles pasado, en el que murieron sumergidos en el lodo Ceferino Crespo y Julio Lucero, de 24 y 54 años, respectivamente.

Ayer se esperaba la declaración testimonial de cuatro policías que llegaron apenas ocurrió el accidente en Herrera y Unión, pero el trámite se demoró hasta hoy. También aportarían sus testimonio obreros que presenciaron el hecho.

A su vez, la Unión Transitoria de Empresas (UTE) conformada por las firmas Pecam SA y Del Sol SRL, contratista de la obra a través de la Dirección Provincial de Vivienda y Urbanismo (encargada de licitar las tareas), acercó más documentación técnica sobre el proyecto y planos.

El juzgado se tomará algunos días para estudiar las actuaciones policiales, de las que podrían surgir nuevas medidas y la identificación de testigos directos de la secuencia del accidente (también registrado a través de fotos y videos).

La jueza también ofició a Aguas Santafesinas (Assa) que remita los antecedentes de los reclamos que hicieron los vecinos de la zona sobre el precario estado de la obra cinco días antes del accidente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario