La ciudad

Un testigo hipoacúsico orientó la búsqueda del sospechoso del crimen del taxista

Señas y palabras escritas en un papel sirvieron para identificar y posteriormente detener al presunto autor del asesinato del taxista ultilmado de un balazo en la cabeza en Cerrito y Gutemberg. 

Miércoles 27 de Enero de 2016

La policía llegó a la detención del presunto asesino del taxista Eduardo Piris gracias al dato que brindó una persona que sufre hipoacusia. Se trata de un vecino que vive en las inmediaciones de Cerrito y Gutenberg que presenció la fuga del asesino y que mediante señas y algunas palabras que pudo escribir en un papel en el que describió las prendas que vestía el sospechoso.

De acuerdo a los datos que surgen de la investigación, encabezada por el fiscal Ademar Bianchini, el presunto asesino tiene 16 años y cuenta con un antecedente por tentativa de homicidio de agosto del año pasado, por el cual posee pedido de captura de la Justicia.

La reconstrucción preliminar del hecho indica que este chico habría estado acompañado por dos chicas cuando cometió el crimen.

Tras causarle la muerte al taxista, Leonel F. huyó corriendo en busca de un escondite. En esa fuga, se cruzó con el vecino hipoacúsico y luego buscó refugio en la casa de una mujer. Cuando los agentes de la Policía de Investigaciones llegaron al lugar se encontró con el testigo hipoacúsico.

Fuentes cercanas al caso contaron que el vecino se hizo entender con los policías como para indicar la dirección hacia donde huía el sospechoso y que con la ayuda de lápiz y papel brindó una descripción física y de vestimenta del sujeto.

Siguiendo esa pista, los agentes los agentes llegaron hasta la casa donde al parecer estaba escondido Leonel. Ahí se encontraron con una mujer, dueña de la vivienda, quien les avisó a los uniformados que en su casa se había escondido una persona, como si viniera huyendo.

Bajo directivas del fiscal Bianchini, el personal policial allanó la vivienda y detuvo a Leonel. Según indicaron fuentes policiales, el chino no tenía un arma de fuego en su poder, pero sí un par de cartuchos de escopetas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario