La ciudad

Un taxista alcoholizado chocó una camioneta estacionada en Oroño al 1000

El nuevo caso de alcoholemia positiva por parte del chofer de un auto de alquiler ocurrió ayer a la madrugada en bulevar Oroño 1062. No hubo lesionados en el siniestro.

Lunes 02 de Marzo de 2015

El conductor de un taxi, con un nivel de alcohol en sangre superior al permitido, protagonizó un accidente ayer a la madrugada en bulevar Oroño 1062, donde colisionó contra una camioneta que estaba estacionada.

El hecho ocurrió sobre las 4.55, cuando el chofer de un taxi (Fiat Siena, RA 1248) chocó contra una camioneta Chevrolet estacionada en Oroño 1062. No se registraron lesionados.

El taxista, identificado por las autoridades municipales como Víctor Churov, dio positivo en el test de alcoholemia (0,91 gramos por litro de sangre).

Días atrás, un taxi fue remitido al corralón luego de que a su conductor lo detuvieran con 1,40 g/l de alcohol en sangre.

El chofer fue denunciado por un pasajero que llamó al teléfono 147 para alertar sobre el estado de ebriedad del hombre al volante.

La Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal tomó la denuncia y ubicó el Chevrolet Corsa, que luego fue detenido en Baigorria y Circunvalación.

En tanto, las autoridades revelaron el 7 de febrero pasado que otro taxista fue detectado con alcoholemia positiva en un operativo de control. En este caso, el chofer tenía 0,41 gramos de alcohol en sangre, por lo que el vehículo fue remitido al corralón.

De acuerdo a la legislación vigente, los conductores particulares pueden conducir con hasta 0,5 gramos por litro de sangre. Sin embargo, en el caso de los choferes de transportes públicos y de carga no existe este límite y el test de alcohol debe indicar "cero".

Un estudio del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi) sostiene que, si bien se suelen subestimar los inconvenientes que genera el alcohol en la conducción, los efectos sobre el chofer se generan incluso antes de alcanzar el límite legal para conducir.

En los últimos meses ya hubo varios casos de taxistas que fueron detectados con alcohol en sangre, algunos de los cuales, incluso, llegaron a quedarse sin la licencia correspondiente por esa falta.

A principios de febrero un taxista fue demorado en la comisaría 14ª después de ir a buscar a una pasajera con el torso desnudo y en estado de ebriedad.

Cuando los agentes policiales requisaron el vehículo, encontraron también un arma de fuego tipo tumbera, calibre 22 y con un cartucho en la recámara.

En ese sentido, uno de los casos más recordados es el del taxista que el 25 de mayo de 2014 ingresó con su vehículo al sector libre de automóviles conocido como Calle Recreativa.

El chofer había tomado la costanera, entre Moreno y Oroño, donde fue detenido. Cuando se sometió al test de alcohol, éste marcó 2.26 gramos por litro de sangre, más de cuatro veces lo permitido para los conductores particulares.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS