La ciudad

Un recital de rap para reclamar justicia y exorcizar a la muerte

Amigos de Ariel Avila, el músico asesinado hace dos meses en Empalme Graneros, participarán de un festival. Piden seguridad para el barrio.

Viernes 25 de Abril de 2014

"Lo que más duele es que acá mataron a Ariel y no cambió nada. El barrio sigue tan olvidado como antes", se queja Daniel Moyano con los ojos fijos y el gesto adusto. Está parado en la esquina de Génova y Campbell, donde hace dos meses su amigo Ariel Alejandro Avila recibió los siete balazos que terminaron con su vida. En ese mismo lugar, esta tarde, de 16 a 19, habrá un recital para pedir justicia por esa muerte, pero también para reclamar seguridad para los pibes que siguen viviendo en el barrio.

Ariel Avila tenía 21 años y escribía y cantaba temas de rap. Versos que describen las vidas breves de chicos de barrios pobres, como Empalme, u otros tantos de Rosario. Por eso su asesinato, el 12 de septiembre pasado, tuvo rápidamente repercusión en los medios de comunicación nacionales bajo títulos como "El pibe que anticipó su muerte" o "Cantaba contra la droga y terminó asesinado".

Según lo definen sus amigos, Ariel era uno de esos muchachos que "están en todo, en las buenas y en las malas" y desde hace un tiempo "vivía con la idea de tumbar el búnker" que funcionó frente a su casa hasta que los vecinos decidieron tirarlo abajo el mismo día que el pibe falleció.

Por eso, Daniel esperaba que esa muerte cambiara las cosas en el barrio. "Sin embargo seguimos olvidados, el búnker lo volvieron a armar a unas pocas cuadras, las bandas se siguen pistoleando y los que mataron a Ariel se pasean por la calle como si nada", se queja. "Todo está igual o peor que antes, está muy oscuro el tema", suma Matías Burgos.

En la escuela. Ariel, Daniel y Matías se criaron en Empalme. Los tres hicieron la primaria en la Escuela José Ortolani y desertaron antes de completar el 9º año de la currícula impuesta por la ley federal. Allí conocieron a Lisandro Rodríguez Rossi, el profesor de música que los escuchó rapear, los ayudó a grabar algunos temas y los anotó en un concurso de la Secretaría de Cultura del municipio donde se alzaron con el primer premio.

Rodríguez Rossi ya no trabaja en la escuela, pero sigue vinculado a sus ex alumnos y ahora los está ayudando a organizar el festival de esta tarde. "Será un homenaje a Ariel a dos meses de su asesinato. Y también una actividad para hacer memoria, tomar conciencia y sensibilizar sobre las situaciones de riesgo que atraviesan quienes viven en el barrio", advierte.

Para el docente, que conoce Empalme hace tiempo, "el barrio no puede quedar al margen del despliegue de las fuerzas de seguridad nacionales, porque los pibes están en riesgo". Matías dice lo mismo con mayor contundencia: "No podemos esperar a que maten a otro guacho porque dice la verdad", advierte.

Desde un mural. El encuentro será en la humilde plaza de Génova y Campbell, a pocos metros del lugar donde vivía y murió Ariel. Allí, como en tantas otras esquinas de muchas barriadas rosarinas, un mural recuerda a "Chuki", como todos conocían a Ariel en el barrio. Los colores rojo, amarillo y azul son lo único estridente en esa esquina, de zanjas sucias, contenedores quemados y agujereados por las balas.

A esa plazoleta suelen llegar alguna de las estaciones del Vía Crucis cada Viernes Santo o los festejos del Día del Niño organizados por algún templo evangélico, pero esta vez serán los mismos jóvenes del barrio quienes se suban al escenario.

Estarán los amigos músicos de Ariel, "Verídico", el apodo de rapero de Matías; "D.A.N.I.E.L" y sus compañeros del grupo "La Técnica del Hip Hop", que formaron durante sus años en la escuela. Y sonarán esos temas que pegan como puños, que hablan de inseguridad, droga, armas y muerte.

"Esta es la realidad de mi barrio, donde hoy estás y mañana te están velando. Donde la droga corre como un comando. Si son la misma mierda, para qué vamos a seguir hablando", cantaba Chuki en un disco que grabó hace algunos años y que se venderá esta tarde a diez pesos. "Alguien tendría que haber escuchado", se quejaban ayer sus amigos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario