La ciudad

Un osado relacionista público que creció a la sombra de la farándula

Era muy activo en las redes sociales y concurría a todo tipo de eventos. Se codeaba con empresarios y gente famosa. Así sumó contactos y víctimas

Domingo 04 de Febrero de 2018

Hiperactivo en las redes sociales, presente en todo evento público que se hiciera en la ciudad, Luis "Lucho" Paladini hacía de su vida toda una exposición. Como relacionista público buscaba todo el tiempo sumar contactos, en especial de empresarios conocidos y de gente reconocida del deporte y el espectáculo de la cuidad y el país. Cada vez que se cruzaba con alguno de ellos trataba de tejer un vínculo y sacarse una foto. Esa instantánea le servía para mostrar influencias y sumar conocidos. Muchos de ellos después terminaron siendo víctimas de las estafas que ahora se le endilgan.

"Muy gracioso", "inteligente", "osado", fueron algunas de las calificaciones que hicieron a este diario personas que lo trataron en eventos y actividades públicas.

"El jugaba mucho con el apellido Paladini, nunca aclaraba que no era pariente de Nicolás Paladini y los dueños del frigorífico y de Rocío Guirao Díaz, con quienes incluso se mostró varias veces en público y se sacaba fotos que subía a todas las redes sociales", contó un agente de prensa que lo contactó varias veces.

"Lo suyo era siempre aparecer, codearse con la gente conocida, famosa. Y todo lo volcaba en fotos, videos y comentarios en las redes", agregó. Esas cuentas tan activas, ahora están cerradas.

En algún momento pensó en sumar presencia mediática. Y comentó a algunos de sus ocasionales compañeros de ágapes que pretendía tener su propio programa de radio para mostrar su actividad y hacerse más conocido.

Entre quienes lo frecuentaban una inquietud recurrente era "de dónde sacaba la plata" para sostener tal nivel de actividad nocturna y de salidas a bares y restaurantes.

"El tema era que incluso en muchas oportunidades se ofrecía y terminaba pagando él la cuenta en bares bastante caros de la ciudad, cuando nadie sabía de dónde conseguía la plata", sumaron.

Sin embargo, los problemas con el dinero empezaron a aparecer. A varios de sus nuevos contactos empezó a pedirles plata prestada que prometía devolver en el corto plazo.

En algunas oportunidades su hermana terminó saliendo a cancelar esas deudas. En otras nadie salió a auxiliarlo y terminó estafando desde su propia pareja hasta un reconocido productor teatral de la ciudad por más de 300 mil pesos.

Sugestivamente ninguno de esos damnificados salió a denunciarlo públicamente y Paladini siguió sumando contactos, seguidores en las redes sociales y potenciales víctimas.

Con la venta de paquetes turísticos también había tenido ya algunos problemas. De hecho, el año pasado una empresa mayorista norteamericana tuvo que cubrir una estafa que no trascendió, tras lo cual rompió vínculos con él (ver aparte).

"Era una persona tan agradable, simpática y locuaz en su contacto con la gente que generaba un vínculo fuerte, incluso con gente que mucho no lo conocían. Tal vez por esa afinidad y empatía nadie lo denunció antes", razonó una mujer que lo frecuentó en varios eventos.

La impunidad de la que gozó empezó a derrumbarse con la llegada de febrero. La cantidad de damnificados y en simultáneo fue la clave para entender el fin de sus pedidos de dinero sin devolución y sin padecer nada a cambio.

Más de 150 familias fueron víctimas de paquetes turísticos pagados y no concretados por sumas totales millonarias que ahora reclamarán en la Justicia que les sea devuelta y lo sancionen penalmente por estafas reiteradas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario