Fito Páez

Un mozo del Sunderland cumplió el sueño de tocar el piano con Fito Páez en el Astengo

Mario Rovere, quien además de atender las mesas del legendario restaurante del bajo es pianista, interpretó una emotiva versión de "A los jóvenes de ayer", el clásico de Charly García, en el último show del rosarino en la ciudad.

Lunes 18 de Septiembre de 2017

Los que tuvieron la fortuna de ir el domingo al concierto que Fito Páez ofreció en Astengo, el último de la serie "Solo piano", se encontraron con una sorpresa inesperada. En un momento, el rosarino se levantó y le dejó su instrumento a un muchacho joven, calvo, de camisa a cuadros, y lo presentó con pompa.
"Hoy está acá con nosotros Mario, un privilegiado que puede tocar esta composición maravillosa de Charly García, del año 1979, que está en el álbum 'Bicicleta', una larga parrafada de música, con un texto muy gracioso, una ironía sobre los gerontes que están en Sadaic, colmilleando los dineros de otros".
Esas fueron las palabras con las que Fito puso al tanto a sus fans que colmaban las gradas del teatro y que se sorprendieron de que no fuera él quien tocar el tema de Charly. ¿Quién era el pianista? ¿Cómo se conocieron? ¿Qué hizo que Fito lo invitara al escenario, y mucho más, a tocar en su piano?
El pianista era Mario Rovere, 44 años, uno de los mozos del Sunderland, el tradicional restaurante de avenida Belgrano al 2000, un ilustre desconocido, porque los que han ido al restaurante un sábado o un domingo y se quedaron hasta tarde, seguramente lo vieron sentarse al piano y desplegar su arte.
Embed
También lo hizo Fito y así fue como surgió la invitación. Fue el propio Mario, quien lo contó. "Trabajo de mozo en el Sunderland, ahora solo los fines de semana, pero sí ése es mi trabajo, pero soy músico desde siempre, es algo que amo de toda la vida, de chico, desde los diez año", le confesó a La Capital.
"Mi doble función en el Sunderland fue siempre esa, atender las mesas y cuando queda un tiempo, cuando el salón está más relajado, me siento al piano y toco algunos temas", explicó para quien no lo conoce, aunque en el ambiente gastronómico local es una celebridad silenciosa.
Sobre su encuentro con Fito, admitió que fue fortuito, pero mágico también. "En realidad la primera vez que vino, dos años atrás, en 2015, llegó tarde, cuando ya no quedaba nadie. Había venido a Rosario para celebrar los 30 años de 'Giros', en Astengo y a mí me tocó atenderlo", recordó.
"Hacía muchísimos años que no lo veía, seis, siete años, una vez que tocó enfrente de de Jefatura, es mi ídolo, soy muy fan de Fito, verlo en el restaurante fue muy emocionante", añadió.
Embed
"Hice mi trabajo de siempre, después me fui al piano y me toqué el tema 'A los jóvenes de ayer' de Charly, una versión que hago ahí en el Sunderland -siguió-. Ahí, inmediatamente, dejó lo que estaba haciendo, se levantó y vino a cantar el tema. Ese fue el primer encuentro".
"Quedó como una anécdota, pero ahora que volvió a Rosario para tocar en el Astengo, vino a cenar y ni bien me vio recordó aquella situación y me dijo 'mirá que después vamos a ir ahí al piano y quiero que toques 'A los jóvenes de ayer' y si lo hacés bien quiero que lo toques conmigo en el Astengo", se entusiasmó.
"Pensé que era una broma, pero después de comer y de la sobremesa y era muy tarde, y cantamos y tocamos y la pasamos muy bien, y la verdad es que poder hacerlo en el escenario del teatro, con él cantando, es algo que no esperaba y que voy a guardar en mi corazón para siempre", concluyó.
Mario cumplió su sueño, que no es otro que el de todo fan que quiere e imagina compartir el escenario con su ídolo. El lo hizo y, aunque parezca mentira, eso se lo permitió su trabajo de mozo en el Sunderland, un bar legendario que sumó una nueva historia a su historia.





En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario