La ciudad

Un joven murió al impactar su auto contra una columna

Por la violencia del choque el auto, un VW Polo, se partió al medio y el tanque de GNC voló 60 metros. Fue a metros de una parada de ómnibus.

Jueves 04 de Septiembre de 2014

Un joven de 28 años murió instantáneamente ayer al estrellar el auto que conducía contra una columna de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) en la avenida San Martín al 4900. El impacto fue de tal magnitud que el vehículo se partió a la mitad y el tanque de Gas Natural Comprimido (GNC) voló a unos sesenta metros del lugar accidente.

La tragedia se desencadenó cerca de las seis de ayer cuando por circunstancias que las pericias buscarán develar, el Volkswagen Polo que conducía, según detalló la policía, Waldo Martín Guerediaga, quedó sin control y se estrelló contra la columna de la EPE.

Como consecuencia del violento impacto, el joven perdió la vida instantáneamente y el vehículo quedó irreconocible.

El fiscal a cargo de la Unidad de Homicidios Culposos, Walter Jurado, reveló ayer a La Capital que una de las hipótesis que manejan sobre las posibles causas del accidente es que la víctima "se haya quedado dormida" y de ese modo haya perdido el control del vehículo

"Una de las hipótesis que manejamos es que el conductor haya venido a alta velocidad y se quedó dormido", dijo el funcionario judicial, quien hoy se entrevistará con familiares de Guerediaga para conocer si el joven estaba regresando de algún viaje al momento del accidente.

El fiscal señaló además que se encargaron las pericias de rigor, entre las que se cuentan los exámenes de alcoholemia, claves para saber si el conductor había ingerido alcohol en los momentos previos al siniestro.

La columna de hormigón contra la que terminó impactando está ubicada a no más de dos metros de una parada de colectivos, por lo que la tragedia podría haber involucrado a más personas. La hora a la que se desató fue vital para que eso no sucediera.

La fortuna también determinó que el tanque de GNC no terminara impactando contra ningún peatón, ya que por la violencia del choque el cilindro amarillo terminó volando a unos sesenta metros de distancia del vehículo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario