La ciudad

Un joven denunció al hermano de Capozzuca por golpearlo con un fierro tras un accidente

Leonardo Cabeza presentó una denuncia por lesiones provocadas por Maximiliano Capozzuca y Mauro Manel. Fue luego de un choque en el que se negaron a presentarle identificación personal y del automóvil.

Viernes 24 de Julio de 2015

Un joven denunció a Maximiliano Capozzuca -hermano de Matías, el joven que en mayo 2005 provocó un accidente el Parque Norte donde perdieron la vida dos adolescentes- por golpearlo con violencia tras un choque automovilístico en la rotonda del Parque Scalabrini Ortiz el 1 de junio de 2014. La presentación judicial también involucra a Mauro Manel, quien acompañaba a Capozzuca.  La fiscal María de los Angeles Lagar es quien lleva adelante la investigación.
 
Leonardo Cabeza ingresó la denuncia el 1 de junio del año pasado por lesiones, según confirmaron desde Fiscalía a La Capital. En su testimonio indica que el hecho ocurrió cuando se encontraba esperando que el semáforo diera el verde y un vehículo Audi dobló en U chocando la trompa de su auto. 
 
Cabeza afirmó ayer en una entrevista radial que Capozzuca y su amigo se negaron a presentar papeles, lo amenazaron para que se vaya para luego golpearlo ferozmente con un hierro, e incluso afirma que ofrecieron dinero a la policía para limpiar la escena.
 
"Yo iba por calle Francia, cerca del shopping. Me había llamado mi señora que tenía contracciones, estaba de seis meses. Me encontraba parado en el semáforo cuando se puso en verde, era para seguir derecho, pero ellos doblaron en U. Estaban en un Audi y me chocaron la trompa", relató Cabeza a AM 1330.
 
"Ahí nos bajamos, nos empezamos a pedir los papeles, ellos no me los querían dar. Uno de ellos me dijo 'mirá Negrito, si no querés tener problemas, desaparecé de acá porque vas a terminar mal'. Llamé al 911 y tardaron más de 40 minutos en venir, todo se empezó a poner más áspero. En ese momento mi señora me llamó que estaba en trabajo de parto, y corría riesgo de perder el embarazo", continuó con la descripción.
 
Cabeza agregó entonces que les pidió el teléfono y argumentó tenía que irse por la situación de su esposa. "Me respondieron con malas palabras, con malas formas, me dieron una piña, me empezaron a pegar. El dueño del auto con una llave ferroviaria me empezó a pegar, un pedazo de fierro, tan pesado que lo agarraba con los dos brazos, me quebraron un brazo, me cubría pero seguían pegando", contó.
 
El joven señaló que un grupo de chicos se bajó de un auto a defenderlo. "Fueron cuatro ángeles que aparecieron, fueron cuatro que aparecieron en un segundo, se bajaron para pelear con los chicos y le dijeron 'tan guapos van a ser, son dos y con un fierro le van a pegar a uno'. En ese momento ellos desaparecen".
 
"Para mi se fueron porque vieron las luces del patrullero. Tuve el reflejo de llamar a mi hermano, entonces empecé a hablar con el policía les expliqué lo que pasaba pero no querían parar y me dijeron: 'qué habrás hecho vos para que te dejen así'. Era el móvil 50", denunció.
 
Cabeza expresó que en ese momento sus familiares acudieron a ayudarlo. "Empecé a llorar porque me dolía todo, mi cuñada me llevó al Centenario donde me atendieron y mi hermano fue a la comisaría con los policías, donde decían 'fíjense como nos vamos a mover, esta gente es de mucha plata, mucho poder'. Incluso se comentó que el abogado ya le habían ofrecido dinero para tapar la evidencia, se habló de 50 mil pesos", reveló.
 
"Mi hermano preguntó si no podían hacer nada, al chico que estaba con él, lo tomaron como testigo, al otro chico lo hicieron desaparecer. Mi hermano vio todo, y les dijo que había otro chico, se lo negaron. Nada más lo pusieron como testigo", dijo para confirmar que se trataba de Maximiliano, "el hermano de Capozzuca, no el que mató a las chicas".
 
Cabeza manifestó que el tema reflotó en este momento por acción de la fiscal Lagar y admitió que antes no había insistido con la denuncia por temor a represalias, además de encontrarse en un complicado momento familiar. "No hicimos nada porque hacía poco había fallecido mi papá, mi mamá tenía miedo (a ella le había llegado el comentario que estaban con Los Monos), no hicimos la denuncia en ese momento por miedo. Hace dos meses me llamó la fiscal para tomarme la denuncia, para ratificar lo sucedido y quiero que se haga justicia. Estoy esperando. Si no fuera por esos cuatro pibes no se si estaría hablando acá con vos", cerró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario