La ciudad

Un informe reveló el pésimo estado en el que están algunas escuelas de Rosario

El relevamiento presentado por el diputado Carlos Del Frade fue realizado con el aporte de los delegados de Amsafé Rosario y ATE Rosario. Detalla los problemas comunes de unos 60 establecimientos.

Miércoles 16 de Marzo de 2016

La Escuela Especial 2.097 no tiene agua potable, el Jardín 8.279 necesita contar con un edificio propio (funciona en la primaria 6.383), la primaria 1.367 no tiene espacio adecuado para desarrollar la jornada ampliada, a la 773 le faltan vidrios por los reiterados actos de vandalismo y tres salones de la Secundaria Nº 392 tienen sus paredes electrificadas. Estos son algunas de las tantas preocupaciones citadas en un informe sobre el estado de los edificios escolares que el diputado provincial Carlos del Frade le entregó a la ministra de Educación, Claudia Balagué, la semana pasada. "Me sorprendió la respuesta de la ministra, que atribuyó a los directores de escuela la responsabilidad de que no se atiendan a tiempo estos problemas", compartió el legislador a La Capital.
 
El relevamiento presentado por el diputado del Frente Social y Popular fue realizado con el aporte de los delegados de prevención de Amsafé Rosario y ATE Rosario. Detalla los problemas comunes de unos 60 establecimientos educativos de Rosario y algunas localidades vecinas, que padecen eternos problemas de filtraciones, faltas de rampas y de baños para discapacitados, con patios que se inundan o en los que son deficientes sus instalaciones eléctricas. Además de la carencia de espacios adecuados para la enseñanza. No queda afuera la necesidad de cubrir el nivel inicial de la enseñanza, en particular las salas de 3 y 4 años.
 
"En la charla que mantuvimos con la ministra me sorprendió que atribuyera a los directores la no atención a tiempo de los inconvenientes de infraestructura. «El problema son las directoras de escuela que no saben completar el formulario 870 (requisito para gestionar los pedidos)», me respondió Balagué al acercarle este informe general. Es muy grave que opine así", contó Del Frade. Una respuesta que consideró inoportuna ya que debiera ser tarea del ministerio atender a las dificultades en los edificios escolares, y quitar el trabajo burocrático a los directivos para que puedan dedicarse a pleno al aspecto pedagógico de una escuela.
 
Del Frade presentó este relevamiento en el encuentro que mantuvieron la semana pasada entre la Comisión de Educación de Diputados y la titular de la cartera educativa junto a buena parte de su gabinete. Según confió el legislador, la ministra se comprometió a ofrecer una devolución a esta lista de pedidos en 15 días.
 
El documento reconoce el plan de infraestructura escolar por el cual la Provincia prevé invertir 530 millones de pesos durante 2016 para la construcción de aulas y escuelas, y la refacción de los establecimientos. Una cifra que consideran da cuenta de la situación denunciada. El trabajo plantea también la inquietud sobre cómo garantizar que se cumpla con las obras, con el personal para su control y seguridad, y en tiempos razonables. Esto porque recuerdan que en el marco inflacionario que vive el país, entre el pedido, la presentación y la aprobación de los presupuestos, transcurre un tiempo que afecta la concreción de las refacciones o construcciones escolares.
 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario