La ciudad

Un hombre de 29 años que limpiaba zanjas murió de leptospirosis

Tuvo un diagnóstico tardío y su estado se agravó hasta causar el desenlace fatal. El municipio refuerza las medidas de prevención.

Jueves 09 de Enero de 2020

La Secretaría de Salud Pública de la Municipalidad confirmó ayer la muerte de un hombre de 29 años por leptospirosis. La víctima, según detalló su familia, trabajaba "limpiando zanjas" y tuvo un diagnóstico tardío por parte del centro de salud privado al que consultó en una primera instancia. La responsable de Epidemiología del municipio, Analía Chumpitaz, ratificó la causa del deceso e hizo hincapié en la "importancia de un diagnóstico precoz" para poder iniciar el tratamiento correspondiente. Además, llamó a reforzar las medidas de prevención ante una temporada de lluvias.

Hugo Fernando Ruiz Díaz trabajaba limpiando zanjas. Los primeros síntomas que tuvo se habían presentado el 26 de diciembre, cuando hizo una consulta en el Sanatorio Laprida, donde lo asistieron por una gastroenteritis y lo enviaron a su domicilio.

De acuerdo a los reclamos de sus familiares, que señalaron que "la empresa no lo cuidó", pero también apuntaron al centro médico, se supo que el hombre volvió a la guardia 24 horas más tarde, donde le dieron el mismo diagnóstico y luego de algunas horas volvieron a enviarlo a su domicilio.

Tras otra consulta con igual resultado, el hombre se descompensó la tarde del domingo y terminó internado en terapia intensiva, donde recién horas antes del fin de año se lo sometió al análisis que corroboró que padecía leptospirosis, y finalmente murió de un paro cardíaco el martes 31 de diciembre.

La directora de Epidemiología señaló que se trata del primer caso fatal que se registra en la ciudad en este año, y ante el anuncio de una temporada de intensas lluvias y humedad, fenómenos que favorecen la enfermedad, recalcó la necesidad de "reforzar las medidas de prevención".

La especialista recordó que la leptospirosis es una infección que se contrae cuando se está en contacto con agua contaminada por la orina de animales infectados, fundamentalmente roedores, aunque no son los únicos, y recalcó que "cuanto antes se haga el diagnóstico, antes se podrá hacer el tratamiento".

Además, recordó que a lo largo de 2019 se presentaron 11 casos, de los cuales dos fueron fatales. "La leptospirosis es una enfermedad que tiene tratamiento antibiótico y responde muy bien ante la terapéutica. Cuanto antes se haga el diagnóstico, antes se podrá hacer el tratamiento y por lo tanto las dificultades podrán ser menores", enfatizó.

Sobre esta caso en particular, indicó que se trataba de un joven que realizaba "un trabajo de riesgo, porque limpiaba zanjas, entre otras tareas".

"Esta persona estaba muy expuesta a estar en contacto con la leptospira, el microorganismo que se transmite a través de la orina de ciertos animales como roedores, perros, gatos, caballos, vacas y muchos otros, y que ingresa al organismo al entrar en contacto con la piel", detalló la titular de Epidemiología.

La especialista recomendó que cuando "se está en zonas inundadas o si se van a realizar tareas de limpieza en zanjas, hay que utilizar botas plásticas y guantes", y remarcó la necesidad de estar alerta a los primeros síntomas de la enfermedad, que son inespecíficos, como fiebre y dolores en el cuerpo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario