La ciudad

Un grupo de mujeres escrachó una farmacia de Peressotti

El grupo de Mujeres Organizadas por la Igualdad de Género pidió ayer la intervención de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia en el caso que involucra al concejal Daniel Peressotti a raíz del supuesto maltrato y discriminación que habrían recibido dos de sus empleadas...

Martes 01 de Enero de 2008

El grupo de Mujeres Organizadas por la Igualdad de Género pidió ayer la intervención de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia en el caso que involucra al concejal Daniel Peressotti a raíz del supuesto maltrato y discriminación que habrían recibido dos de sus empleadas después del robo de la farmacia de Tucumán 1700. Además repartieron volantes frente a este comercio y en la esquina de las peatonales Córdoba y San Martín.
  El grupo se trasladó después a la Secretaría de Derechos Humanos y al Concejo Municipal donde dejaron notas pidiendo la destitución del edil. Entre sus reclamos, las mujeres autoconvocadas pidieron que la Justicia “castigue la agresión física y verbal y el abuso de poder”, que el Legislativo local lo separe de la banca sin goce de sueldo hasta que se conozca la sentencia y que los rosarinos no voten a “abusadores y golpeadores”.
  “Alguien que representa al pueblo no puede agredirlo”, explicó Claudia Fleitas, facilitadora del Programa Promotores Territoriales para el Cambio Social, y portavoz del grupo. La actividad arrancó a las diez, en la peatonal y siguió a las 12, frente al local de Tucumán 1700 donde repartieron los volantes sin que se registraran incidentes.
  Peressotti fue denunciado por haber agredido física y verbalmente a dos de las empleadas luego de arribar al local donde se había producido el robo. En la causa interviene el juzgado Correccional Nº 8, donde el miércoles tanto el farmacéutico como las querellantes participaron de un careo en el que cada uno mantuvo sus declaraciones iniciales. “No agredí a nadie”, dijo el edil al final la diligencia en los Tribunales.

Reclamo. Mujeres por la Igualdad de Género está integrado por representantes de distintos barrios rosarinos en cuyos centros comunitarios trabajan en talleres de alfabetización, violencia familiar y microemprendimientos, entre otros.
  “No conocemos a las chicas agredidas, pero nos sentimos identificadas porque todas las mujeres sufrimos a diario alguna situación de violencia y por eso llamamos a que se denuncien. Hay que desnaturalizar la violencia hacia la mujer”, explicó Fleitas y dijo que las medidas de ayer fueron una muestra de “solidaridad hacia las empleadas”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario