La ciudad

Un grupo empresario recuperará el Policlínico Ferroviario y el Rawson

El primero será un sanatorio de alta complejidad y el segundo un centro de rehabilitación. El plan, del grupo Gamma, implica una inversión de diez millones de dólares durante tres años.

Viernes 17 de Diciembre de 2010

Después de años de abandono, la ciudad recuperará dos centros de salud emblemáticos: el ex Policlínico Ferroviario y el Sanatorio Rawson. El edificio de Presidente Roca y Viamonte volverá a abrir sus puertas como un sanatorio de alta complejidad; mientras que el de Sarmiento al 1400 se transformará en un centro de rehabilitación. La reapertura de ambos efectores le dará trabajo a 300 personas y forma parte de un ambicioso proyecto encarado por el grupo Gamma que demandará una inversión de unos 10 millones de dólares durante los próximos tres años.

La iniciativa se anunció ayer en un acto realizado en el hotel RosTower. “Es un emprendimiento importante que puede cambiar el perfil asistencial de la ciudad”, destacó Mario Tourn, presidente del grupo que nuclea al Sanatorio Los Arroyos, el Instituto Gamma, el centro de terapia radiante Cumbres, el centro médico Las Vertientes y el laboratorio Gammalab (ver aparte).

En este marco, la recuperación de los dos emblemáticos centros asistenciales aparece como la apuesta empresaria más fuerte. El viejo hospital de la Obra Social Ferroviaria, con 120 camas y 180 empleados, acompañó el ocaso del sistema de trenes durante el período de las privatizaciones de los 90. En agosto de 2000 pasó a manos de una gerenciadora bajo el nombre de Sanatorio del Litoral, pero sucesivas crisis terminaron con el cierre de las instalaciones seis años más tarde.

A esto siguieron numerosos anuncios de recuperación pero ninguno pudo concretarse. Hace quince días el grupo Gamma cerró la compra del edificio de varias plantas y 8 mil metros cuadrados. Y ya comenzó a bosquejarse la recuperación del efector, que funcionará como un centro de alta complejidad.

Inicialmente se habilitarán 100 camas de internación y cinco quirófanos, además de un moderno sector de emergencias y consultorios externos. Si bien los plazos dependerán de la concreción de las obras, la idea es habilitar los primeros espacios antes de finalizar el año próximo.

La segunda apuesta. El ex Sanatorio Rawson es el segundo de los centros asistenciales que se prepara para contar una nueva historia. Dentro de los planes del grupo Gamma, el efector de cuatro pisos ubicado en Sarmiento al 1400 reabrirá sus puertas como un centro de rehabilitación de neurología, cardiología, traumatología y de afecciones del aparato respiratorio, y contará con 45 camas de internación.

El Rawson cerró a fines de diciembre de 1997 después de pedir su propia quiebra en el marco de un áspero conflicto con el personal, que venía denunciando el vaciamiento de algunos sectores. Al momento del cierre, empleaba a 140 personas.

En medio del largo proceso judicial, el viejo sanatorio volvió a ser noticia en 2002, cuando un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional de Rosario tomó durante 24 días sus instalaciones para reclamar por la apertura de un comedor para los estudiantes.

El polo

Para el presidente del grupo Gamma, Mario Tourn, la ciudad es un polo de referencia en materia de salud “tanto en el sector público como en el privado”. Muestra de ello es que un tercio de las intervenciones que se realizan en los centros del grupo son de pacientes de la región, y lo mismo sucede con la cuarta parte de las interconsultas.

300 puestos de trabajo se crearán en la ciudad con la recuperación de los dos sanatorios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS