La ciudad

Un gasista trabajó instantes antes del estallido de calefones en un Fonavi

Así lo aseguraron voceros de Defensa Civil, la provincia y Litoral Gas. El siniestro se desencadenó por acumulación de gas en una pared hueca.

Miércoles 25 de Abril de 2018

La explosión de tres calefones en el Fonavi de barrio Acíndar se produjo por una acumulación de gas en una pared hueca por donde pasan los caños del fluido. Así se desprende del informe elaborado por Defensa Civil, que detectó un desperfecto en el primer piso que afecto los pisos superiores. La falla se produjo minutos después de que un gasista estuvo trabajando en el primer piso. La pericia de los Bomberos Zapadores estará lista entre hoy y mañana, según indicaron voceros de esa dependencia.

El siniestro se desencadenó en el atardecer del lunes en el monoblock 47 del Fonavi ubicado en Laguna del Desierto 3875 (casi Avellaneda).

Cerca de las 19, un hombre de 30 años encendió el calefón para ducharse y desató una escena dantesca. La explosión tumbó gran parte de la "falsa pared" que divide el baño de la cocina. La víctima sufrió un corte en la cabeza. Casi en paralelo, hubo dos estallidos más: en el segundo y primer piso del complejo habitacional.

El informe de Defensa Civil destaca que el siniestro se produjo por una acumulación de gas natural en el ducto de ventilación de los tres calefones. La falla se habría producido en el caño de retorno de gas del primer piso, que ocasionó una fuga que inundó los tres pisos.

Como una bomba de tiempo, cuando el morador del último piso abrió el agua del calefón, se activó el "detonador". Voceros provinciales también coincidieron en señalar que un plomero o gasista que manipuló el calefón del primero piso, influyó en el desenlace.

Según explicó el titular de Defensa Civil, Gonzalo Ratner, "hay un conducto de servicio en una falsa pared de ladrillo fino en cuyo interior pasan las cañerías de gas y agua. Allí fue donde quedó acumulado el gas que fluyó hacia arriba y cuando se encendió el calefón en la planta superior, comenzaron las explosiones. Hay un caño de evacuación que debería haber liberado el fluido al exterior, pero quedó adentro. Las pericias determinarán el resto", puntualizó el funcionario, que también refirió la presencia de un gasista en el primero piso, antes de la deflagración.

El abanico de causales de la fuga de gas eran varios: caño mal conectado, ducto pinchado o cañerías antiguas, oxidadas y en mal estado. También espacios de ventilación defectuosos o tapados.

Por ende, los funcionarios tejían opciones. O hubo negligencia e impericia en el accionar de quien manipuló artefactos en el primero piso, o los vicios ocultos existentes se pusieron de manifiesto. También podrían ser ambas situaciones.

Fue un accidente con un lesionado, y por el volumen de la explosión podría haber sido peor. También hubo suerte con la estructura, ya que las inspecciones de Defensa Civil no detectaron riesgo de derrumbe.

En el lugar intervinieron agentes de la Dirección de Obras Particulares para emitir su informe respectivo para eventuales acciones administrativas o legales.

La lectura concluyente de lo sucedido la dará la pericia que ayer por la tarde estaba elaborando Bomberos Zapadores.

"Un caño de evacuación debería haber liberado el fluido hacia el

exterior, pero eso

nunca sucedió"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario