La ciudad

Un espacio para niños reconvierte en empleo el trabajo doméstico

La "Banateca" empieza a funcionar en Villa Banana. Es un lugar para el cuidado de los chicos con madres dispuestas a trabajar y recibir salarios

Sábado 17 de Marzo de 2018

La "Banateca" nació ayer en Villa Banana con un doble propósito: cuidar por unas horas al día a los más chiquitos del barrio, los niños que no superan los cinco años y, al mismo tiempo, convertir en tarea remunerada esa actividad que recae sobre las mujeres: ese trabajo invisible y no pago que hacen mamás, tías, hermanas mayores, abuelas y vecinas. El espacio que puso en marcha de la mano de la organización Causa, que ya tiene 15 años en ese territorio, y apuntó fundamentalmente a dar respuesta a una necesidad que desde hace tiempo planteaban las mujeres del barrio, afectadas por una situación de desigualdad que las obligaba a permanecer en sus domicilios a diario o a llevar a sus hijos a los espacios de trabajo o estudio.

   Estas desigualdades se replican a nivel local y nacional en los sectores populares, y tienen su raíz en la ausencia de políticas de primera infancia, de jardines maternales públicos y accesibles para las familias de los barrios, que deja desprotegidos a niños y mujeres.

   La situación de vulnerabilidad está clara en números. El último documento "Cuidar, enseñar y criar al mismo tiempo: el desafío para las políticas públicas para la primera infancia en Argentina", elaborado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), detalla que apenas el 32 por ciento de los niños menores de cuatro años de todo el país asiste a un espacio de desarrollo infantil. Las disparidades regionales son notables: mientras que esa cantidad asciende al 62 por ciento en Ciudad de Buenos Aires, donde sí existen maternales gestionados por el propio Estado y otros a través de convenios con organizaciones, desciende al 15 por ciento en la zona noroeste. En el centro del país, donde está incluida Santa Fe, el porcentaje está apenas por encima de la media nacional, con el 36 por ciento.

   Así como las vacantes en instituciones de primera infancia son entre escasas y nulas, el estudio muestra que los niños de hasta un año que asisten a algún espacio de cuidado, lo hacen en el 68 por ciento de los casos a lugares de gestión privada. Una situación que deja fuera de esas posibilidades a las familias de los barrios y precariza a las mujeres.

Trabajo, no amor

Por eso, a la hora de presentar la "Banateca", los integrantes de la organización Causa, lanzaron la consigna "No es amor, es trabajo", ya que serán una decena de mujeres del barrio que a diario cuidan a hijos propios y ajenos, las que ahora estarán al frente del espacio donde ya hay una veintena de niños anotados.

   Sobre la situación de las mujeres, los datos también son contundentes: el 90 por ciento de las argentinas dedican más de 6 horas a tareas no remuneradas —cuando el 60 por ciento de los hombres lo hace apenas tres horas—, lo que hace que una mujer con jornada laboral completa destine 15 horas de su día a su empleo y a las labores domésticas. Además, las madres de los sectores pobres se quedan sin la posibilidad de acceder al servicio de una institución o contratar a otra mujer que cuide a sus hijos.

   En los barrios son mamás, madres, abuelas, tías, hermanas mayores, amigas o vecinas las que cuidan a los chicos, muchas veces para que quienes puedan trabajar justamente salgan del barrio para ocuparse de otros niños, o hacer tareas de limpieza.

   Con ese escenario, la "Banateca" blanquea el trabajo de cuidado que hacen muchas mujeres. Así, una decena de ellas se pondrá al frente de la iniciativa para hacerse cargo del espacio de cuidado de niños, en el marco de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep) a la que están integradas. De este modo, pasarán a cobrar un salario por la tarea que realizan.

   "En el barrio no hay chance de ir a una guardería o pagar niñera, la maternidad joven es algo muy presente, incluso hace que muchas no tengan con quién dejar a los chicos para ir a estudiar", explicó Luz Olazagoitia, de la organización Causa, y señaló: "Hubo un proceso que se dio a lo largo del último año para que estas mujeres pasen de estar invisibilizadas a tener una tarea remunerada".

Prepararse

Acondicionar el espacio en la casa que ya hace tiempo Causa levantó en Valparaíso y el pasaje Independencia fue uno de los desafíos para poner en marcha el proyecto, pero también hubo mucho trabajo de preparación de las mujeres que estarán al frente. "Hacer tareas de capacitación, con pediatras, obstetras y docentes de jardines, y trabajar sobre la idea de que para poder cuidar hay que cuidarse a sí mismo fue una tarea que les llevó todo el año pasado para pensarse como trabajadoras remuneradas", contó Olazagoitia.

   Así, a partir de ahora la "Banateca" funcionará de lunes a viernes, de 9 a 12, y dividirá su tiempo los lunes, miércoles y viernes para los niños más chiquitos (hasta los 3 años), y los martes y jueves para los más grandes, de 4 y 5 años.

   Hasta el lunes próximo, la inscripción estará abierta para todos los chicos del barrio, y ya son 25 los anotados. "Esto es muy innovador para el barrio porque las herramientas del Estado para la primera en infancia son pocas y están fragmentadas", aseguró la joven de Causa antes de anticipar que "se trabajará con los lineamientos de la educación libre y popular".

   Para los integrantes de la organización, el espacio "sólo articula algo que en el barrio ya sucede por el vacío de las políticas de primera infancia". Además agregaron que el proyecto viene a "dar un salario a las mujeres por una tarea que venían haciendo".

Un derecho en condiciones de igualdad
Que el Estado garantice el derecho al cuidado es un proyecto que desde la organización Causa vienen impulsando como parte del Frente Social y Popular. Sobre finales del año pasado la idea se plasmó en la presentación de un proyecto del diputado Carlos Del Frade. "Hay experiencias ya avanzadas en Uruguay", contó Luz Olazagoitia, y aseguró que se trata, ni más ni menos, de "crear un sistema estatal que asegure a toda persona el derecho al cuidado en condiciones de igualdad y calidad".
   La iniciativa fue presentada en la Legislatura provincial a finales de 2017 y retoma la propuesta que el vecino país puso en marcha en 2015 con la creación de un sistema nacional que, ante todo, reconoce "el derecho humano a ser cuidado, a cuidar y a cuidarse, y que es una cuestión básica para el desarrollo de cualquier sociedad", explicó. En la propuesta local, detalló Olazagoitia, se crea un sistema provincial a través de "un gabinete interministerial, fundamentalmente integrado por Desarrollo Social y Salud, y con perspectiva de género, para que el Estado tome partido ante las necesidades que surgen hacia el interior de las familias", y que "vendría a dar respuesta a la falta de políticas públicas que hacen que la escuela sea, por ejemplo el único espacio de cuidado de los niños".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario