La ciudad

Un empleado de la EPE fue condenado a un año de prisión por pedir coima

Un comerciante de la zona sur de Rosario denunció en 2008 que por irregularidades le retiraron el medidor y que el empleado de la Empresa Provincial de la Energía le pidió 3.000 pesos para reestablecerle el servicio con la misma potencia que tenía. La condena es a un año de prisión e inhabilitación absoluta perpetua.  

Martes 20 de Septiembre de 2011

La Justicia confirmó la condena para un empleado de la Empresa Provincial de la Energía por pedir una coima para restablecer un servicio eléctrico a un comerciante rosarino.

La Sala Tercera de la Cámara de Apelaciones en lo Penal ratificó la condena para Italo Rodrigo Iselle a un año de prisión de ejecución condicional e inhabilitación absoluta perpetua.El tribunal de alzada dispuso la condena por el delito de exacciones ilegales, que reprime al funcionario público, que abusando de su cargo, solicita una contribución o una dádiva.

El propietario de un comercio ubicado en Gaboto 3.649 había denunciado en noviembre del 2.008 que por irregularidades le retiraron el medidor de consumo eléctrico y que un empleado de la EPE le pidió una coima para que el servicio fuera restablecido con la misma potencia que tenía. Para ello debía pagar una coima de 3.000 pesos.

Tras presentar la denuncia penal, se acordó la entrega del dinero en las oficinas de la empresa en bulevar Oroño 1.260.
Luego de recibir los 3.000 pesos el empleado fue detenido por efectivos de las Tropas de Operaciones Especiales y se secuestró el dinero que estaba en un escritorio.

Italo Iselle tenía 28 años como empleado de la Empresa Provincial de la Energía y tras la condena dictada por el juez Carlos Carbone, ahora la Cámara de Apelaciones en lo Penal ratifica la sentencia, pero reduce la pena a un año de prisión de ejecución condicional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario