La ciudad

Un club pegado a la barranca se transforma tras un desmoronamiento

El "Mitre" atraviesa un proceso de renovación en su zona de camping, en un nuevo salón, y se está trabajando en la contención de la barranca.

Martes 27 de Agosto de 2019

La creciente del río, el desmoronamiento de parte de la barranca en la costa central y una clausura por parte de la Municipalidad hace ya cuatro años, obligaron al "Mitre", como se menciona al Club de Pesca General Bartolomé Mitre, a poner en marcha una renovación de sus instalaciones, que ya se está llevando adelante y que, estiman, terminarán a lo largo del año próximo. Recambio de parrilleros en la zona de camping, la demolición y construcción a nuevo del sector de salón y casilleros para socios y, sobre todo, la contención y refuerzo de la barranca para aprovechar el muelle de pesca, son parte del proyecto.

Los trabajos se llevan adelante bajo la supervisión de la Secretaría de Planeamiento de la Municipalidad, ya que, al igual que los otros tres clubes de pesca linderos, esta institución ocupa terrenos que fueron cedidos por la ciudad para la "promoción de la pesca" a través de un convenio firmado en 2007 (ver aparte).

Miguel Escudero es el presidente del club y está al frente de la comisión directiva que asumió en 2017, cuando se empezó a ver la forma de llevar adelante las obras en el espacio que ocupa el lugar sobre el río, a la altura de Corrientes. "Tuvimos un problema cuando se desmoronó parte de la barranca, con una crecida grande que hubo en 2015 y que, por seguridad, terminó en la clausura de un sector de las instalaciones", recordó.

De ese espacio, que incluía un quincho, el lugar que ocupaba antiguamente un restaurante, baños y casilleros para los socios, ya no queda nada. Todo eso se demolió y ahora irán en el sector las nuevas instalaciones para los más de 400 socios activos que tiene la entidad.

Prioridades

Sin embargo, la prioridad excluyente fue contener y reforzar la barranca, una tarea que se viene haciendo y que generó la presencia de camiones en los últimos días, que fueron los encargados de llevar justamente el material necesario para hacer el trabajo. Para los trabajos de contención de la barranca, contó Escudero, "se están utilizando desechos de viguetas de hormigón premoldeado que dona una empresa porque se trata de material que para la firma no pasa los estándares de calidad y para estas obras da muy buenos resultados".

También el sector de camping, donde se alinean los parrilleros y mesas, comenzó a renovarse, ya que desde la primavera y a lo largo del verano es lo que mayores ingresos genera al club.

"Toda el área, desde el ascensor hacia el sur de la ciudad, se está arreglando a nuevo —continuó Escudero—. Comenzamos por la zona de atrás, donde lindamos con el parque de España y vamos avanzando con los trabajos hacia el ascensor".

Lo que resta, y que ahora queda por terminar de delinear el proyecto con el visto bueno del municipio, es la obra que se levantará en el espacio ya demolido. "Es una obra importante y costosa", anticipó el presidente, y detalló que incluye la construcción de baños de varones y mujeres, además de un tercero accesible para personas con discapacidades motrices, un quincho de socios y un salón de casilleros.

Hacer frente a la obra con fondos propios es algo que Escudero recalca una y otra vez, y no es un tema menor, ya que se trata de una inversión de por lo menos 3 millones de pesos. El presidente señala que la entidad tiene algo más de 400 socios activos EM_DASHcon un porcentaje menor de cadetes y vitaliciosEM_DASH, y la cuota societaria no supera los 400 pesos mensuales.

Con visitas

"El principal ingreso del club se da por el ingreso de la visita al sector del camping, además de lo que se puede generar a través de la nutrida agenda de actividades de pesca", recalcó.

Es más, Escudero recalcó: "La obra en sí misma se encarece por el lugar donde estamos encallados y eso hace que bajar grúas y maquinaria sea más oneroso. Además, ahorrar el dinero y prever una obra con la fuerte inflación haciendose nos hizo muy complicado".

Si bien tienen algunas ofertas de escuelas de kayaquistas y guarderías para trabajar conjuntamente en el lugar, aún el tema está en evaluación, e hizo hincapié en la agenda de actividades de pesca que se llevan adelante.

"Nosotros somos eso y ese es el modelo de club, con jornadas de pesca y torneos anuales", destacó, diferenciándose así del vecino Guillermo Tell que, lejos de la actividad de la pesca, tiene en el lugar un bar y restaurante —"Los jardines de Hidegarda"—, y mantiene cerrado el uso del muelle.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS